D'Escoto nació el 5 de febrero de 1933 en Los Ángeles (EE.UU), y fue ordenado en Nueva York en 1961 sacerdote misionero católico de la orden Maryknoll, desde la que promovió la teología de la liberación. / AFP
D'Escoto nació el 5 de febrero de 1933 en Los Ángeles (EE.UU), y fue ordenado en Nueva York en 1961 sacerdote misionero católico de la orden Maryknoll, desde la que promovió la teología de la liberación. / AFP

Uncategorized por ACAN-EFE,

Cientos de nicaragüenses rindieron hoy tributo póstumo al sacerdote y excanciller sandinista Miguel D’Escoto, quien murió el jueves en Managua a los 84 años tras sufrir una larga enfermedad.

Autoridades gubernamentales, diplomáticas, religiosas, políticas y económicas acudieron este viernes al Ministerio de Relaciones Exteriores, en Managua, donde el Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega rindió un homenaje póstumo.

Durante el acto, el mandatario elogió al fallecido sacerdote y lo tildó como el “canciller de la dignidad nacional” y un “sembrador de vida”.

Destacó que fue un férreo defensor de la dignidad de los pueblos de América “y de los pueblos del mundo”.

D’Escoto fue presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas entre 2008 y 2009.

Asimismo, Ortega resaltó que el sacerdote se entregó de lleno a la lucha del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) desde que luchaban contra la dictadura de la familia Somoza (1937-1979).

Por su lado, el cardenal nicaragüense, Leopoldo Brenes, calificó al fallecido sacerdote como “un luchador desde su fe, y un hombre que quiso dar testimonio de lo que él creía, y que tenía como base a Jesucristo”.

Brenes, también arzobispo de Managua, recordó que D’Escoto vivió su sacerdocio “en situaciones especiales que todos conocemos”.

Al triunfar la revolución sandinista, D’Escoto fue llamado por la Junta de Reconstrucción Nacional para ser ministro de Exteriores (1979-1990).

Autorizado por su congregación para asumir como canciller, fue suspendido “a divinis” por la Santa Sede tras acceder al cargo, suspensión que fue levantada por el papa Francisco hace tres años.

“Para él hubiera sido muy triste el poder despedirse de este mundo sin celebrar la eucaristía. Y creo que él se despide de este mundo, agradecido con Dios, agradecido con la iglesia (Católica), agradecido con el papa, de poder celebrar la eucaristía”, consideró Brenes.

La Asamblea Nacional (parlamento) y la Corte Suprema de Justicia también emitieron sendos comunicados, por separado, lamentando el fallecimiento del religioso y político.

Sus restos fueron sepultados en el Cementerio General, en Managua.

D’Escoto nació el 5 de febrero de 1933 en Los Ángeles (EE.UU), y fue ordenado en Nueva York en 1961 sacerdote misionero católico de la orden Maryknoll, desde la que promovió la teología de la liberación.

Su colaboración con el FSLN comenzó en 1975 a través del Comité de Solidaridad en los EE.UU.

Respaldó la revolución armada que el 19 de julio de 1979 derrocó el régimen dictatorial somocista que gobernó Nicaragua por 42 años.

Durante su gestión en la Cancillería, Nicaragua demandó a Estados Unidos en 1984 ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que condenó a Washington en 1986 por su política de agresión y ordenó pagar una millonaria indemnización a Managua, lo que nunca ocurrió.

En la primera derrota electoral de Ortega, el 25 de febrero de 1990, elecciones ganadas por Violeta Chamorro, fue elegido diputado.

Tras el regreso al poder de Ortega en enero de 2007, fue nombrado asesor para asuntos limítrofes y de relaciones internacionales.


Noticias Relacionadas