Turismo Por

Cuando Rui Mendes visitó Nicaragua recientemente, estaba prácticamente a mitad del camino trazado en la última ruta expedicionaria que emprendió en marzo de este año y en la que pretende coronar 32.000 kilómetros recorridos de su travesía bautizada “De polo a polo”, iniciando desde Deadhorse, Alaska, hasta llegar a Ushuaia, Argentina, recorriendo 15 países en su aventura sobre una 4×4.

El 26 de abril Mendes se despedía de tierras pinoleras luego de visitar las playas de Pacífico como Pochomil y El Astillero antes de enrumbarse a Costa Rica. Hoy que lees esta nota, Mendes va sobre ruedas viajando a La Paz, Bolivia.

Según su testimonio, esta es la impresión que le dejó la travesía por la tierra de Darío: “Sinceramente nos hacen sentir honrados cuando vemos que nos tratan con tanto cariño a pesar de que hacían ya 5 años desde la última vez que estuvimos en Nicaragua y sin embargo nos hacen sentir como en casa. De corazón les damos las gracias a todos por el cariño y atención recibidos. La travesía que hicimos durante esos dos días fue casi un “Pedido a la Carta”, donde hubo diversión, largos recorridos en arena, pequeñas paradas para bañarnos en la playa, vuelta a rodar en arena, volvemos a pararnos para fotografiar y volver a bañarnos en la playa, acampamos en un sitio que se ha vuelto muy famoso entre los surfistas y por ende estaba al lado de la playa, parrillada y tertulia entre buenos amigos, para cerrar con broche de oro nuestro paso por Nicaragua”.

Mendes, quien fue recibido por Magma 4×4 y Axis entre otros patrocinadores, tiene como destino llegar a Ushuaia, Argentina, el punto más al sur del continente americano y el más austral de la tierra, en un vehículo sin asistencia, en el cual ha recorrido zonas extremas como el desierto Death Valley, de Baja California, la cadena montañosa de Centroamérica y se prevé que atraviese los desiertos de dunas altas en Perú, el Salar de Uyuni, la zona desértica de Bolivia, el desierto de Atacama así como recorrer la inmensa Patagonia hasta llegar a su destino.

De completar su gira, Rui Mendes se convertirá en uno de los primeros latinoamericanos en cruzar todo el continente americano en estas condiciones.

¿Cuándo inició?

La primera expedición fue en el año 98 y fue desde Venezuela hasta Guyana inglesa, eso implicaba cruzar el noreste brasilero y toda la zona selvática de la Guyana inglesa, muy difícil para la época. Era la primera expedición, entonces para mí todo era un problema, todo era una dificultad y salimos airosos, logramos llegar al objetivo que era Georgetown y bueno, habíamos cumplido el trabajo.

¿De dónde nace su deseo de recorrer el mundo?

Yo creo que la raíz radica un poco en el hecho de que yo vivía en el África cuando tenía 11 años, de los 11 a los 14, estuve tres años, y el contacto con la naturaleza de una manera más cruda me sembró esas ansias de conocer lo que, obviamente, al principio es desconocido, de explorar, de ver hasta dónde uno puede llegar. Y como yo lo hacía allá con un tío en un antiguo Land Rover, me quedó la idea del 4×4, de cómo él podía pasar por los barriales y de esa manera podía llegar a un sitio que de lo contrario sería muy inaccesible para un carro normal.

Después, muchos años después, cuando yo tenía ya 27 años, de repente dije ‘yo voy a alquilar un carro 4×4 porque quiero hacer la travesía’ y adquirí un carro, me lo compré y no he parado”.

¿La expedición más traumática?

África-Kilimanjaro. Me había pasado casi de todo en el inicio de esa expedición. Nos habían robado, mis compañeros se quedaron sin sus pasaportes, me tuve que separar del grupo de españoles con los que estaba haciendo la expedición, pasé a mis compañeros escondidos por dos pasos fronterizos a riesgo de que aún hoy tuviéramos presos (yo por contrabando de personas) y cuando nos dimos cuenta de que por razones de visas (estaban en los pasaportes robados), de plata y de tiempo, ellos no podrían seguir la expedición (regresaron en avión), yo me encontré solo de nuevo en Sudáfrica, y preguntándome si sería lógico e idóneo llegar hasta Kenya, en solitario, con poca plata, sin GPS, con solo un mapa y una brújula. Eso fue en 2004.

Para tener un contacto más directo, el expedicionario desarrolló su website www.expedicionesruimendes.com, donde comparte su filosofía de vida y fotografías por los mundos conocidos hasta hoy de este venezolano que lleva más de 20 años sobre una 4×4.

Captura de pantalla 2015-05-26 a la(s) 09.03.41

Por Freddy Cardoza


Noticias Relacionadas