Comunitarios durante su graduación. Cortesía/Metro
Comunitarios durante su graduación. Cortesía/Metro

Turismo por Mauricio González,

Un total de 25 comunitarios de la comarca rural de Santa Julia del Crucero, en Managua, se graduaron como guías turísticos locales.

Esta primera graduación tiene como objetivo desarrollar el ecoturismo en dicha comunidad, rodeada de unas de las pocas reservas natural cerca de Managua y que también poseen uno de los pocos bosques de altura en el Pacífico del país.

Comunitarios se capacitan y apuestan por el turismo como actividad económica

Además con la capacitación, la gente podría desarrollar tours por los bosques, casi intactos que existen en la zona.

El proyecto fue impulsado por la Fundación Apapachoa, la cual posee la reserva el Bajo con alrededor de 1.000 manzanas.

Los habitantes de la comunidad Santa Julia, quienes por varios meses fueron capacitados por un experto en el tema, ahora podrán atender a los turistas nacionales y extranjeros que quieran visitar estos bosques.

Eloísa García, coordinadora de la comunidad Santa Julia, aseguró que la capacitación será beneficiosa, ya que están apostando al turismo como actividad económica.

“Ya estamos eliminando la producción de carbón y la tala de árboles para la venta de madera”, afirmó.

En el 2018 recibieron aproximadamente 500 turistas, pero debido a la crisis que vive el país, las visitas cayeron. No obstante, este año, han recibido grupos pequeños de turistas.

Byron Walsh, experto en turismo, fue quien capacitó a los pobladores, e indicó que el programa se realizó del 3 de febrero y 23 de junio.

Asimismo precisó que comenzó con 41 alumnos, pero se graduaron 25. Además señaló que los certificados cumple con los requerimientos del Intur para la calificación.

Sin embargo, recomendó que los pobladores estudiaran el patrimonio cultural de la zona. También resaltó que la mayoría obtuvo una calificación de 90%.

Por su parte, Marcela Piuzzi, directora de Fundación Apapachoa, indicó que la fundación existe desde 2016, pero reabrió sus puertas en 2018. El objetivo es promover el desarrollo sostenible y ecoturismo, empleo y crear capacidades. “Tener impacto en la conservación del bosque que existe en la zona”

En tanto, Octavio Guerrero, coordinador del programa ambiental de la fundación, señaló que no se sabe que se tiene en la reserva, por lo tanto, están elaborando una línea base para entender cuáles son los animales y las riquezas que poseen.


Noticias Relacionadas