/ Metro
/ Metro

Turismo por Mario Misael Centeno,

Con los rostros bronceados por el calor tropical y sus piernas cansadas tras las caminatas de la peregrinación, decenas de nicaragüenses aprovecharon con curiosidad y entusiasmo el final de las actividades de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) para hacer turismo en el Canal de Panamá.

Los nicas visitaron las exposiciones de Miraflores, la última sección del canal de Panamá antes de alcanzar el océano Pacífico. Por un costo de 16 dólares (precio para peregrino), disfrutaron de un tour de tres horas. Observaron fotografías y videos de la fundación de canal, exposiciones de barcos en miniaturas y experiencias de salas de montaje sobre estructuras de barcos y túneles.

Los nicaragüenses, cargados con sus mochilas de peregrinos, visitaron cuatro salas de exhibiciones donde los guías les hablaron sobre la historia y el funcionamiento del canal. Al final de tour había un área para observar el paso de las embarcaciones, en ese lugar los nicas decían adiós a los marineros en el último tránsito sobre el canal.

Geniva Bennett, guía turística del Canal de Panamá, dice que durante la semana de la JMJ, el tour se duplicó de visitantes. Lo que le llamó la atención de la actividad turística fue la educación de los peregrinos, por eso tuvieron la responsabilidad de ser más hospitalarios y recibirlos con más alegría.

“El tour explica cómo el canal de Panamá fue creciendo a medida de los años, su construcción y evolución. La gente puede ver el paso de los barcos de norte a sur. Con la JMJ el número de visitantes por día fue de 2,000 a 3,000. En día regulares es de 1,000”, explicó Bennett.

“El tour inicia con un museo que consta de 4 salas, donde se habla de la construcción del canal. Se habla sobre la evolución , su ampliación y sobre el paso de los barcos del Atlántico al Pacífico”, explicó Iscary Martínez, guía turística.

En el tour donde fueron los nicas, se les unió un grupo de cincuenta mexicanos que compartieron canciones y pequeños souvenires con los nicaragüenses. Cantaron “México lindo y querido”, “Viva México” y los nicas les respondieron cantando “Nicaragua, Nicaragüita” y “Por eso el cristianismo”.

Yulisa Saray Vergara, es una nica que llegó al tour del Canal de Panamá gracias a la recomendación de la familia panameña que la acogió.

“La familia católica que me recibió me invitó a visitar el canal de Panamá. Cuando vine no me imaginaba que iba a ver al papa Francisco tan cerca, ni mucho menos que iba a visitar el canal. Ha sido una maravillosa experiencia”, describió Vergara.

“Nos sentimos alagados de acoger a Saray, decidimos traerla al Canal de Panamá para que llevara a Nicaragua más recuerdos de este encuentro. Nos ha hablado del gallopinto y de las rosquillas nicas. Hemos pasado buenos momentos con ella y mi familia”, dijo Armando Mendieta, uno de los panameños que acogió a nicas peregrinos.

“Llevar a peregrinos a nuestro hogar fue una experiencia muy hermosa. En la parroquia no sabíamos de qué nacionalidad íbamos a recibir. Cuando nos dimos cuenta que era Nicaragua nos pusimos contentos porque es un país hermano, es muy cercano”, dijo Sandra Mendieta que acompañó a una nica en el tour del Canal de Panamá.

Josseling Burgos, de Matagalpa, llegó con un grupo de cincuenta nicaragüenses que decidieron visitar el canal para llevar más experiencias sobre Panamá.

“Fui a un museo, me encantó conocer la historia del canal. Conocimos el funcionamiento del paso de los barcos. Nos tomamos fotografías en cada sección. Esta fue una oportunidad que nos dio la jornada”, dijo Burgos.

La joven nicaragüense describió que Panamá la marcó porque no olvidará que miró al papa Francisco muy de cerca. Ella se sintió cansada por las caminatas pero al final valió la pena porque Francisco mostraba muchas energía con sus palabras.

“Ver a Francisco marcará mi vida comenzado el 2019. Es parte de la misericordia de Dios, un regalo. Los nicas estuvimos en sectores muy cercanos a la tarima. Todo el viaje ha sido grandioso, terminamos visitando el canal”, dijo Burgos.

Fabiola Ruiz, de Matagalpa, explica que el tour fue muy interesante para ella porque desde que programó su viaje a la JMJ a Panamá, tenía mucha curiosidad en conocer la historia y el funcionamiento.

“Las guías me explicaron que la mano de obra del canal fue africana, europea y panameña. Duró mucho tiempo su construcción”, dijo Ruiz.

Fabiola explica que el viaje a Panamá marcó su vida por su encuentro peregrino con el papa Francisco. Desde que anunciaron que era en el país canalero, ella se sintió convocada por lo cerca que estaban de tierra pinolera.

“En el momento que vi al papa, lo tuve muy cerca, sentí una emoción muy fuerte. Sentí que me observó y dio la bendición. En ese encuentro que tuve, me sentí plena, sin duda siempre lo recordaré”, dijo Ruiz.

Sayda Maltez, de Ciudad Darío describió que el tour de Panamá fue una experiencia única porque desde el primer momento que llegás las guías te van compartiendo mucha historia, quiénes lo construyeron y cómo lo construyeron.

“La visita al canal, y sobretodo el encuentro con el papa Francisco ha dejado un recuerdo increíble sobre Panamá. Fue un encuentro entre naciones, mucha riqueza cultural y espiritual”, explicó Maltez.

“Andamos y nos encontramos personas que hablan diferentes idiomas y guardan otras costumbres pero el sentir religioso es el mismo. Panamá fue la capital de la espiritualidad gracias a la JMJ y por lo tenerla cerca de Nicaragua, la experiencia ha sido un regalo del Señor”, relató la pinolera..

Daniela Treminio, de Ciudad Darío, dijo que lo más importante del tour del Canal de Panamá fueron los recursos históricos como fotos, videos y objetos que dan evidencia de esta construcción.

“Nos vamos de Panamá con una riqueza cultural y con conocimientos de historia. Pero lo impresionante fue ver por primera vez al Papa Francisco, muy de cerca. Puedo decir que a pesar del poco tiempo que estuvimos en este país lo conocí, junto a su historia y personas”, señaló Treminio.


Noticias Relacionadas