Turismo por José Luis González,

Georgios Mtroponlos, propietario del Hotel Hellenika en el barrio El Calvario, afirma que entre junio y agosto cerró su negocio debido a la situación de inestabilidad en la ciudad de León.

“Permanecimos cerrados por varios meses, hemos incurrido en pérdidas económicas, pero somos optimistas de que las cosas van a mejorar y hemos disminuido costos de operación en nuestro negocio y ofrecemos tarifas módicas”, afirmó Mtroponlos, un inversionista extranjero.

Marcela Pérez, del Hostal D’Oviedo, con 5 años de funcionar en el barrio El Sagrario, explicó que este cerró durante las protestas iniciadas en abril y ahora tiene un mes y medio de haber reabierto sus puertas.

“Los pocos turistas que visitan León, recorren la ciudad de día y luego retornan a Managua; el hotel está abierto al público, pero en los últimos meses hemos recibido unos cuantos visitantes. De continuar esta situación de inestabilidad, vamos a tener que cerrar”, comentó Pérez.

La ciudad que a diario daba la bienvenida a centenares de turistas, tiene en los últimos 9 meses una mínima asistencia de visitantes. José Luis González/Metro

Afirma que el negocio recibía reservaciones con meses de anticipación, pero este diciembre, que corresponde a la época alta de visitantes, el hotel ha permanecido vacío.

“Esperamos que la situación mejore en enero, porque de continuar de esta manera estaremos en serios problemas económicos; el pago de los servicios básicos y de los trabajadores no se detiene”, dijo Pérez.

La crisis económica, derivada de las protestas iniciadas en abril que se prolongaron por la represión gubernamental, también ha afectado a pequeños negocios en los cuatro mercados municipales y restaurantes, en la ciudad occidental de León.

Hace un año, la revista Forbes calificó a León como un destino turístico “cool”, pero hoy es una ciudad insegura donde los habitantes se encierran en sus casas a tempranas horas de la noche.

Catedral

En el casco urbano, la patrimonial Basílica Catedral era uno de los sitios más visitados antes de abril. Una fuente religiosa afirmó que en diciembre recibían entre 1,000 y 1,200 turistas por semana, los que aumentaban con la llegada de cruceros a Corinto.

Ahora, a la catedral llegan en promedio cien visitantes por semana, por lo cual prescindieron del trabajo de dos guías turísticos y de una parte del personal de seguridad.

El obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas dijo que “al bajar la presencia de turista en la ciudad se ha logrado obtener algún apoyo, para poder sustentar el mantenimiento de catedral”.

Retos

Jacinto Salinas, directivo de la Cámara de Industria y Comercio de León, afirmó que algunos negocios están reabriendo en diciembre para recuperarse de las pérdidas experimentadas en los últimos meses, pero es palpable la situación crítica de la economía local.

Una imagen del techo de la catedral de León (occidente). José Luis González/Metro

“Es necesario que se reanude el diálogo nacional entre el Gobierno y la sociedad civil organizada, para buscar de una manera civilizada el cauce que facilite enderezar el rumbo negativo de la economía nicaragüense”, comentó Salinas

“Las perspectivas de la economía nacional para el próximo año son inciertas. Si no logramos avanzar en el diálogo nacional, la situación se pone un poco más difícil”, advirtió.

En cuanto a negocios cerrados, Salinas dijo que en el sector turístico “la situación es lamentable porque, ante la ausencia de turistas extranjeros, muchos negocios se han visto obligados a cerrar sus puertas”.

Mejoría

Francisco Álvarez, coordinador de los cuatro mercados municipales en León, aseguró que en noviembre y diciembre el comercio en este sector ha experimentado cierta mejoría.

Algunos comerciantes hicieron préstamos para surtir sus negocios confiando en recuperar la inversión, con ofertas para atraer a los clientes.

Nidia Martínez, consultora independiente en proyectos de desarrollo turístico y expresidenta de la Cámara de Turismo de León (Canatur), expresó que “a nivel interno se nos presenta el reto de trabajar más en la gestión de riesgos, capacitando a los prestadores de servicios en temas de competitividad y seguridad turística y haciendo alianzas estratégicas con los países hermanos que generan turismo emisor”

“Los oferentes de servicios turísticos son como los atletas que deben entrenar constantemente con disciplina, esfuerzo y determinación para estar preparados y ganar en medio de cualquier crisis”, comentó Martínez.


Noticias Relacionadas

Viajar a lugares increíbles no siempre significa gastar mucho en hoteles o restaurantes de lujo. También es posible hacer un buen viaje con mochila ...

por Daniel Casillas

Los motivos por los que alguien desea viajar son innumerables, desde salir por trabajo hasta los personales, pasando por aquellos que desean aprender ...

por Miguel Velazquez