Cortesía
Cortesía

Turismo por Erika Padrón/ Metro World News,

Vive la experiencia monarca en Michoacán, México. Solo tienes que llegar al pueblo mágico de Angangueo y de ahí trasladarte al santuario de la Sierra Chincua donde ascenderás por el bosque hasta llegar al hogar de esta especie.
Un encuentro con la naturaleza que te cautivará.

¿Cómo llegar?

Michoacán se encuentra en la parte central de México.

• Para llegar a Angangueo desde la Ciudad de México: ir a la central de autobuses Observatorio. Tomar un autobús rumbo a Zitácuaro, Michoacán, el tiempo es de tres horas y media en promedio. Al llegar a Zitácuaro tomar otro autobús que vaya hacia Ocampo y pase por Angangueo. El recorrido es de 50 minutos. El costo total del pasaje: 23 dólares aproximadamente por persona.

• Por vía aérea desde la CDMX: Tomar un vuelo a la ciudad de Morelia y de ahí, trasladarte en automóvil o en transporte público. La distancia a Angangueo es de 170 kilómetros. El costo del pasaje aéreo: 188 dólares, aproximadamente, por persona.

Un lugar con historia

El municipio de Angangueo, Michoacán, no solo es reconocido por haber sido un famoso pueblo minero, sino porque ahí se encuentra la reserva de la biosfera mariposa monarca, el cual puedes visitar para conocer el espectáculo que nos regala esta hermosa especie que elige México para hibernar y reproducirse.

Plaza principal de Angangueo, parroquia de San Simón Celador.

 

Para disfrutar y contemplar

El santuario se encuentra en la Sierra Chincua, a solo 10 km de Angangueo. Ahí, enclavado entre el bosque, se ubica el centro ecoturístico que es atendido por los propios comunitarios y donde encontrarás guías, paseos a caballo, artesanías y puestos de comida para probar lo mejor de la gastronomía local.

El centro ecoturístico de la Sierra Chincua es visitado por muchos turistas nacionales y extranjeros. Su horario es de nueve de la mañana a cinco de la tarde.

 

El recorrido

Para llegar a la zona cumbre donde se encuentran las mariposas tienes que hacer una caminata de casi dos horas, pero el recorrido vale la pena porque te adentrarás en el bosque y observarás la belleza natural de esta región.

Además, podrás pararte en uno de los tres miradores para apreciar la hermosa vista de la Sierra Madre Oriental y tomarte una selfi.

Estarás a una altura de tres mil metros sobre el nivel del mar, y ya en la cima, podrás admirar la vista de la Sierra Madre Oriental.

 

Cuándo verlas

La mejor época para visitar el santuario es a finales de febrero y principios de marzo cuando el frío empieza a bajar. La entrada te costará alrededor de 35 pesos (US$2). Te recomendamos llevar agua, un abrigo y zapatos cómodos porque la subida es un poco cansada, aunque también tienes la opción de hacer el recorrido a caballo por solo 150 pesos (US$S8).

Así se agrupan estas especies

Al llegar al sitio donde se agrupan, podrás admirar a las mariposas posadas sobre los troncos y ramas de los árboles de oyamel. Ahí se concentran para obtener calor y protegerse de las adversidades del invierno, como pueden ser los vientos, las lluvias y las fuertes heladas. De esta forma, el bosque las protege y se convierte en su hogar.

11centímetros es el tamaño promedio de la mariposa monarca con las alas abiertas y su peso no rebasa el gramo. La mariposa monarca es conocida como una especie cosmopolita por su presencia en muchos lugares del mundo.
4,500 kilómetros recorre esta especie en dos meses, viaja desde el sur de Canadá y norte de Estados Unidos para llegar a las montañas del centro de México a finales del mes de octubre y principios de noviembre.


Noticias Relacionadas

Visitar Rusia por primera vez podría parecer una aventura increíble. Y más aún durante la Copa Mundial, uno de los mayores eventos deportivos del ...

por Dmitry Belyaev| Metro Wordl News

Cada vez más viajeros encuentran su camino a Irán. Con su rica historia, impresionante arquitectura, vastas llanuras y gente encantadora, es un ...

por Sofie Smulders/ Metro World News

Altos, delgados y de figura proporcionada. Ahí estaban ellos, dando un espectáculo natural sin proponérselo, enfocados en alimentarse o volar en gr...

por Maryelin Reyes