Este domingo los 31 barcos expuestos soltaron amarras para volveer a sus países de origen. / AFP
Este domingo los 31 barcos expuestos soltaron amarras para volveer a sus países de origen. / AFP

Turismo por EFE,

“Belem”, “Mir”, “Sagres II”, “Shabad Oman II” y otros grandes veleros, entre los más prestigiosos del mundo, desfilaron este domingo entre el puerto y la playa de El Havre, en Normandía (norte de Francia), ante un nutrido y entusiasta público de varios miles de personas.

El evento, llamado “Las Grandes Velas del Havre”, fue organizado en el marco de las celebraciones de los 500 años de la creación del puerto normando por el rey Francisco I de Francia.

Esta gran fiesta náutica fue la última etapa de la Regata de Grandes Veleros (RDV2017 Tall Ships Regatta), una competición entre veleros-escuela para formar a jóvenes navegantes y fomentar la amistad entre los pueblos.

El público pudo visitar gratuitamente a los navíos desde el jueves. Incluyendo el desfile naval, unas 400.000 personas han acudido al evento, según la alcaldía de la ciudad-puerto.

Este domingo los 31 barcos expuestos soltaron amarras para volveer a sus países de origen.

El primero en navegar hacia aguas abiertas fue el “Belem”, la decana de estas prestigiosas embarcaciones, botada en 1896, y sin lugar a dudas el más conocido de los veleros franceses.

Entre los más espectaculares estaban el “Kruzenshtern” (1926), el más grande aún en actividad (114,4 m de eslora y 3.400 m2 de velamen), el “Mir”, muy rápido, también con pabellón ruso, el “Sagres II” (1937), orgullo de la marina portuguesa, así como el “Cisne Branco” (1999) y el “Shabab Oman II” (2014), soberbios embajadores de Brasil y del sultanato de Omán.

El más fácil de reconocer era el velero alemán “Alexander Von Humboldt II” (2011), con su casco y velas verdes. El más pintoresco fue el “Shtandart” (1999), réplica de la fragata rusa del mismo nombre que había capitaneado el propio zar Pedro el Grande en 1703, con un león como mascarón de proa.

“Es éste el que prefiero, es como los barcos de piratas”, dice tímidamente Nathan, de 7 años, que se despertó muy temprano para disfrutar del espectáculo junto a su hermana menor y su abuela.

Este desfile naval de grandes veleros, que para muchos tiene su origen en la marina mercante de comienzos del siglo XX, es un hito importante en las festividades del 500º aniversario de El Havre, que continuarán con la llegada a mediados de setiembre del transatlántico británico “Queen Mary II”, que partirá desde el puerto francés hacia Nueva York, haciendo así revivir la época de los grandes cruceros transatlánticos.


Noticias Relacionadas

La Gran Sultana recibe el próximo 30 de septiembre al DJ Klosman, de Francia, quien ya ha estado en tres ocasiones en el país. En esta oportunidad r...

por Karen Espinoza