/ Archivo
/ Archivo

Turismo por ACAN-EFE,

El viacrucis acuático, una tradición que se inició hace 36 años en Nicaragua, se celebró a bordo de una veintena de lanchas en las paradisíacas isletas del Gran Lago o Lago de Cocibolca.

El Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) informó de que las lanchas acompañaron la imagen de Jesús de Nazaret durante la demostración de devoción en las aguas del Gran Lago de Nicaragua, ubicada en la ciudad colonial de Granada.

A medida que avanzó el viacrucis, los habitantes de las isletas de Granada se unieron a la procesión, hasta reunir unas 25 pequeñas embarcaciones al concluir la travesía.

Feligreses, principalmente de Granada, a 45 kilómetros al sureste de Managua, representantes de la Iglesia católica, turistas nacionales y extranjeros participaron en el viacrucis acuático, que recorrió parte de los 365 islotes que hay en el Gran Lago.

Esta tradición es considerada único en el mundo, pues solamente en Nicaragua se lleva la venerada imagen de Jesús de Nazaret -con las manos atadas- transportada en una lancha, decorada con flores y banderas.

La procesión es recibida en cada una de las islas, mientras los participantes rezan en las estaciones del viacrucis y depositan sus ofrendas en la lancha que transporta al Nazareno.

Las ofrendas de los lugareños consisten en guirnaldas, frutas y verduras, y como muestra de solidaridad ofrecen agua y otras bebidas a los devotos.

La tradición religiosa fue iniciada por el sacerdote Omar Cordero, párroco de la Iglesia de Guadalupe de Granada.


Noticias Relacionadas