/Archivo
/Archivo

Turismo por Metro Internacional,

Si pretende visitar Puerto Rico de vacaciones, no deje de conocer Viejo San Juan, nombre con que se conoce al distrito histórico de San Juan, Puerto Rico. Cuando caminas sobre las calles de adoquines, sentirás que estás viajando en una máquina del tiempo al pasado.

La ciudad se caracteriza por sus calles de adoquines, edificios coloridos que se remontan al siglo XVI y XVII, cuando la isla era una colonia española, y por la gran cantidad de plazas públicas.

El Morro; La Muralla de la Ciudad

Allí se puede apreciar El Morro, también llamada la Muralla de la Ciudad de San Juan, una de las fortificaciones militares más impresionantes de la isla, la mayor atracción turística del Viejo San Juan.  Nombrado Castillo de San Felipe del Morro, en honor al rey Felipe II de España, fue construido por razón de seguridad, como otros puertos de españoles en las Antillas por razones de defenderse de ataques de los enemigos.

Una vez que comienza el recorrido en el Morro, empieza a conocer la historia de cómo era la labor militar de los oficiales y soldados españoles. En este lugar se reunía la guarnición para hacer inspecciones, desfiles y guardias. En el centro de la plaza existe un pozo que da acceso a las cisternas subterráneas donde se almacenaba agua y en los alrededores cuartos llamados “casamantas” de múltiples usos, servían como dormitorios, almacenes, celdas y para disparar cañones.

El Castillo de San Cristóbal

También forma parte del Morro el Castillo de San Cristóbal, que comenzó a construirse después de un ataque en 1625 en que ejércitos holandeses quemaron a San Juan. La construcción fue esporádica, dependiendo de la disponibilidad de fondos y mano de obra. En 1790 la muralla, teniendo una extensión de tres millas, encerró la ciudad por completo.

Esta parte del Morro incluye troneras, aperturas para disparar cañones y una garita o puesto de centinela.

Calle Mercado: Coloridos de casas

La Calle Mercado es otra de las atracciones que puedes disfrutar del Viejo San Juan, diseñada en el siglo XVIII por el ingeniero militar al servicio de España, Tomás O’Daly, de origen irlandés.

También la Catedral Metropolitana de San Juan, con su arquitectura colonial que data de 1540, guarda los restos del explorador español Juan Ponce de León.  Construida con ladrillos de barro de grandes dimensiones, te introduce a la época colonial.

Iglesia San José y la Capilla de Cristo San Salvador

El Viejo San Juan cuenta con una historia de religión como la iglesia San José, la segunda de mayor antigüedad en uso en el NuevoMundo; y al final de la calle Cristo se encuentra la Capilla de Cristo al aire libre, la cual guarda una milagrosa leyenda y contiene valiosas piezas religiosas. Cabe destacar que en el lugar se encuentra el famoso Parque de las Palomas, donde las personas dan de comer a las aves.

La Plaza de Armas

Se puede señalar, para el disfrute de la familia, la Plaza de Armas, su especialidad es una fuente de agua rodeada de estatuas que representan las cuatro estaciones del año. En sus alrededores están la Alcaldía, la Diputación Provincial y el edificio de la Intendencia.

La Ciudad Amurallada

En Viejo San Juan también se puede disfrutar de la Ciudad Amurallada que alberga los importantes edificios ejecutivos: La Fortaleza, la mansión del gobernador y forma parte del patrimonio de la humanidad.

El Capitolio, Casa de las Leyes

Y aún hay más… también se encuentra el edificio del Capitolio, al que se suma una de las más ilustres, elegantes y majestuosas: Casa de las Leyes, creada por el prócer Luís Muñoz Marín, la cual alberga las oficinas de los senadores y representantes desde 1920. Algo que notarás son las banderas de Puerto Rico y Estados Unidos a media asta en señal de que no hay sesiones, o sea, no se está legislando. Un vez que inician se completa la altura a partir del mediodía.

La Casa Blanca de la familia Ponce de León

Antes de salir de la capital, no dejes de conocer La Casa Blanca, residencia de la familia de Juan Ponce de León por más de 250 años. Hoy es un interesante museo de arte que evoca la vida familiar de los siglos XVI y XVII.

La Magia y la belleza de Puerto Rico, sin dudas, la impulsan hasta lo más alto del continente americano y confirman que el encanto está en toda la isla.


Noticias Relacionadas

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, envió una carta al presidente de EE.UU., Donald Trump, en la que rechaza la respuesta que el Gobiern...

por EFE