Las Fallas son un atractivo turístico de Valencia cada año. /AFP
Las Fallas son un atractivo turístico de Valencia cada año. /AFP

Turismo por AFP Y EFE,

Con sus muñecos listos para ser quemados, sus cohetes y sus espectáculos pirotécnicos, las Fallas de Valencia celebraron desde el miércoles de la semana pasada hasta el domingo su momento culminante, por primera vez como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

Las Fallas valencianas son conocidas en todo el mundo por sus “ninots”, muñecos satíricos de madera, cartón, papel y poliestireno que alcanzan hasta 30 metros de altura y que cada año arden el 19 de marzo en un vistoso espectáculo, para dar la bienvenida a la primavera.

Turismo. La ciudad española despidió el pasado domingo unas fiestas recién declaradas Patrimonio de la Humanidad y con récord de visitantes

El miércoles se conoció el “ninot” indultado, que tras recibir más de 15.300 votos del público, no ardió el domingo y se guardará en el Museo Fallero. Se trata de “La pescadera”, un conjunto que representa a una mujer y a su hijo atendiendo un puesto del mercado, donde un gato aguarda a llevarse lo que caiga del mostrador.

Los muñecos antes de ser quemados son fotografiados por miles de turistas. /AFP

Durante estos días la ciudad retumbó a las dos de la tarde con la “mascletá”, un estallido masivo de cohetes en la plaza del ayuntamiento, y a medianoche con un castillo de fuegos artificiales.

Los espectáculos

El sábado fue el turno de un gran espectáculo pirotécnico, conocido como la “Nit del foc” o noche del fuego, y el domingo, día de San José, llegó el gran momento: la “cremá” o quema nocturna de las figuras, elaboradas en cada barrio de la ciudad y con mucho esmero durante un año.

Siguiendo la tradición, los “ninots” están cargados de humor, como por ejemplo el del ayuntamiento, que este año se ríe del presidente estadounidense, Donald Trump y de su política migratoria.

Costo

7,5 millones de dólares gastaron en sus monumentos las asociaciones de vecinos que confeccionaron las Fallas

En esa representación, de madera, el magnate aparece con una vistosa mujer negra, y un cartel al lado que dice: “Tú te puedes quedar, bomboncito de licor”.

Otras de las 760 figuras que desde principios de febrero y hasta el miércoles podían verse expuestas en el museo príncipe Felipe de Valencia, para ser votadas, fueron las del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, o la pareja formada por el Nobel peruano de literatura Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler.

Las de este año son las primeras Fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco, cuyas listas fueron incluidas en 2016.

Montse Catalá, vicepresidenta de comunicación de la Junta Central Fallera, indicó a la AFP que esta distinción “es un sello de calidad que se le otorga a la fiesta, y que estamos superorgullosos de tener”.

Según indicó, la ocupación hotelera en Valencia superó durante la semana el 90%. Además, la compañía de trenes Renfe puso en venta unas 25.000 plazas desde toda España para viajar a Valencia, la tercera ciudad del país.

La distinción de la Unesco según la Agencia Valenciana de Turismo, generará un fuerte incremento de turistas, hasta alcanzar el millón de visitantes en la ciudad.

Cientos llevaron ofrendas de ramos de flores a la Virgen de los Desamparados, ofrecidas por miles de falleras -valencianas vestidas con el traje regional-. Claveles rojos, rosas blancas y amarillas, que formaron parte del manto de la imagen de la Virgen, conocida cariñosamente como Geperudeta.


Noticias Relacionadas