/ Cortesía
/ Cortesía

Tecnología, Trending por Daniel Casillas / Metro internacional,

Introducir a los niños en el mundo de las finanzas personales puede ser difícil. Por eso se desarrolló Pigzbe, una cartera inteligente y divertida inspirada en una alcancía que ayuda a los niños a aprender a ahorrar a través de una aplicación y juegos virtuales. Este dispositivo también utiliza una criptomoneda familiar llamada Wollo para introducir a los niños en el mundo de las monedas virtuales. Metro conversó con Filippo Yacob, cocreador y CEO de Pigzbe.

Preguntas y respuestas

¿Qué es Pigzbe?

–Pigzbe es una ‘Cartera-cerdito’ portátil y una App educativa, que funciona con una nueva criptomoneda familiar llamada Wollo. Enseña a los niños de 6 años o más los bloques de construcción de ahorrar, ganar, presupuestar y gastar de una manera práctica. Nos gusta pensar que les estamos dando a los niños superpoderes financieros!

¿Cómo enseña a los niños a ahorrar dinero?

–La gestión del dinero digital es una alfabetización básica del siglo XXI que nuestros hijos no pueden permitirse el lujo de perderse. Pero es difícil, porque no se pueden contar los billetes y no se pueden tocar las monedas. Ahorrar es solo una pequeña parte de aprender a ser inteligente con el dinero.
En el pasado, la fisicalidad de las alcancías y los subsidios proporcionaban rutas muy buenas para las finanzas personales: ganar dinero en efectivo a través de las tareas domésticas, llenar la alcancía con monedas, contar los ahorros, y luego comprar algo que realmente quieres.

Pigzbe se basa en un marco similar de ganancias y ahorros. La gran diferencia es que está diseñado para un mundo cada vez más sin dinero en efectivo, por lo que en lugar de monedas y billetes físicos, Pigzbe utiliza una criptomoneda.

¿Por qué?

–Porque las criptomonedas son la evolución del dinero digital. Están aquí para quedarse, y queremos que los niños tengan las herramientas para tomar el control de su propio futuro.

/ Cortesía

Dinos cómo funciona.

–En términos básicos, el padre establece una tarea a través de la app Pigzbe, y el hijo es notificado a través de su dispositivo Pigzbe. Una vez que el niño ha completado la tarea puede recoger su recompensa en forma de Wollo.
En la aplicación, el árbol de dinero Pigzbe ayuda al niño a visualizar sus objetivos de ahorro (por ejemplo, un juego, un juguete o un regalo para un amigo), para que pueda ahorrar para las cosas que realmente quiere. Cuanto más dinero tiene el niño, más grande crece el árbol. Cuando el niño haya alcanzado una meta de ahorro, podrá gastar su Wollo en el mundo real, con la aprobación de mamá y papá.

Cuéntanos sobre Wollo

–Wollo es una criptomoneda familiar, basada en la cadena de bloques Stellar.
Con él, queríamos crear una moneda útil que pudiera hacer que fuera simple, rápido y barato para millones de familias y niños de todo el mundo enviar pequeñas cantidades de dinero, en cualquier momento, cualquier día de la semana. Lo diseñamos única y exclusivamente para los fines de dinero de bolsillo y asignaciones. Y al final de todo, puedes gastarlo.

/ Cortesía

¿El dispositivo es seguro para los niños?

–Absolutamente. Tras una serie de escándalos de piratería que afectan a los relojes y juguetes inteligentes de los niños, sabemos que los padres están especialmente preocupados por la protección de los datos de los niños. Nos hemos asegurado de que no se almacenen datos en el propio dispositivo, mientras que todos los datos de la aplicación son anónimos y nunca se compartirán con terceros. Además, el padre tiene control total sobre su propia red familiar. Esto significa que Wollo solo puede ser enviado a un niño por un familiar o amigo que haya sido verificado por el padre del niño.

Te interesa leer sobre


Noticias Relacionadas

La semana pasada te contaba cómo a mi hermanito se le había ocurrido la brillante idea de ahorrar parte de su salario, comprándose un juego de play...

por Elaine Miranda

Esa es la conclusión a la que llegó mi hermanito hace unos días en el chat de la familia. Resulta que él comenzó a trabajar hace unos meses, y...

por Elaine Miranda