|Dreamstime
|Dreamstime

Tecnología, Trending por Metro internacional,

Desde la literatura hasta el cine, las artes han proyectado un futuro de robots autónomos que se transforman en una amenaza para el ser humano. Conflictos morales planteados por Isaac Asimov, futuros distópicos como el de “I.A. inteligencia artificial” de Steven Spielberg, y las amenazas militares de “Terminator”. Todos han influido en el concepto que manejamos de inteligencia artificial.

Los últimos debates han girado en torno a estas ideas. A fines de julio Mark Zuckerberg, creador de Facebook, y Elon Musk, fundador de Tesla Motors, discutían sobre los beneficios y las amenazas de la inteligencia artificial.

Mientras Zuckerberg decía que “en los próximos 10 años la inteligencia artificial aportará muchas mejoras a nuestra calidad de vida”, Musk ponía énfasis en los riesgos que supone su desarrollo. “Hay que regular la inteligencia artificial antes de que se convierta en un peligro”, aseguraba.

Aunque por lo general, es común que se llame inteligencia artificial a cualquier máquina que imite comportamientos humanos, el concepto abarca más. Implica, también, capacidad de razonamiento lógico para hacer más eficientes las decisiones, evaluando los posibles escenarios a través de algoritmos. Y es desde ahí que se desarrolla para aplicarse a otras áreas.

IA en medicina

La inteligencia artificial ya se está aplicando al desarrollo de la medicina. Aime (Artificial Intelligence in Medical Epidemiology) es una compañía que busca prevenir enfermedades a través del uso de la tecnología. Y con la aplicación de inteligencia artificial, buscan ayudar a los gobiernos a mejorar sus decisiones en salud pública.

Más allá del debate hollywoodense, la inteligencia artificial ya está siendo aplicada para buscar soluciones a problemas sociales. Aunque como cualquier herramienta, su buen uso dependerá de la forma en que se utilice. Metro investiga.

“Analizamos diferentes problemas entendiendo a los actores involucrados, las acciones previas y las principales dificultades”, explica a Metro Rainier Mallol, presidente de Aime. “Así, hemos desarrollado soluciones para enfermedades como el dengue, el zika y chikungunya”.

Rainier explica que la inteligencia artificial ha sido fundamental para su trabajo y para la medicina. Explica que les ha sido útil para el proceso de datos, y que gracias a eso podrían llegar a predecir hasta con tres meses de anticipación el lugar y la manera en que el siguiente foco de enfermedades sucederá.

¿Es buena o mala?

Para los expertos y desarrolladores de inteligencia artificial, el debate sobre su uso y beneficio ha sido planteado de una forma sensacionalista por los medios.

También coinciden en que la inteligencia artificial es una herramienta. Y que como tal, no es ni buena ni mala, sino que todo depende del uso que se le dé. “La IA es simplemente una herramienta que será usada cada vez más por personas y empresas”, explica a Metro Alex Champandard, cofundador de Creative.ai, compañía que se dedica al uso de inteligencia artificial para industrias creativas.

“La diferencia con la IA es que esta puede ser más interactiva y más lúdica, en comparación con un software que funciona más como una máquina cuando realiza tareas”, agrega.

Similar opinión tiene Mallol, de Aime. “Si es buena o mala, dependerá de la forma en que esté diseñada, y de su creador. Grupos con los suficientes recursos pueden elaborar algunas inteligencias artificiales que pueden dar grandes desarrollos a la humanidad. Pero otros pueden estar enfocados hacia la guerra, la discriminación y el racismo, o incluso a desarrollar soluciones que podrían hacer a los países pobres aún más pobres”.

Desafíos de la IA

Es por esto que los desafíos de la inteligencia artificial van por el lado del objetivo. Para Champandard, todo está en la etapa del diseño. “Habría que preguntarse ¿cuáles son los problemas que se quieren solucionar, y por qué?”.

Para Rainier Mallol, por eso se hace necesaria una regulación para ciertas áreas.

“La inteligencia artificial es una arma poderosa, que para ciertos temas es mejor que los humanos. Para las armas y la guerra, su aplicación puede llevar a desarrollar instrumentos letales, y en eso su aplicación debiese estar limitada”, dice.

Lo cierto es que la inteligencia artificial es el futuro. Si bien puede aportar beneficios en encontrar curas a enfermedades como el cáncer, todo dependerá de cómo la humanidad entienda lo que es la inteligencia artificial.

Entrevista con Alex Champandard
Cofundador de Creative.ai

¿La inteligencia artificial mejorará el bienestar de la humanidad?
La IA puede ayudar de la misma manera que un software puede ayudar a la humanidad. La diferencia con la IA es que puede ser más interactiva y, por lo tanto, también lúdica, en comparación con el software que es mucho más similar a la máquina al lograr sus tareas.

Científicos y expertos tienen distintas opiniones sobre la inteligencia artificial…
-El debate en la prensa suele ser sensacionalista y casi al estilo de Hollywood. La inteligencia artificial es una nueva forma de construir software que también afectará la forma en que construimos máquinas. Esto tendrá un tremendo impacto, pero simplemente ampliará los patrones existentes en la sociedad. ¿Nuestra cultura tiene una manera de lidiar con la automatización de manera segura? La IA nos lo dirá. ¿Tenemos herramientas económicas para distribuir nuestra riqueza común de manera justa? La IA revelará si ese es el caso.

¿En qué fase de desarrollo de la inteligencia artificial estamos?
Todavía estamos en una etapa muy temprana. Actualmente existe la obsesión de automatizar todo y eso solo funciona para problemas muy específicos, lo que sin duda tiene un gran impacto comercial. Pero solo si nos enfocamos en las interacciones y aumentamos las habilidades de las personas con IA, veremos que se están haciendo progresos significativos.


Noticias Relacionadas