Steve Jobs sostiene el primer iPhone que fue presentado en Macworld el 9 de enero de 2007 en San Francisco, California. David Paul Morris /Getty Images
Steve Jobs sostiene el primer iPhone que fue presentado en Macworld el 9 de enero de 2007 en San Francisco, California. David Paul Morris /Getty Images

Tecnología, Trending por Metro,

Hace 10 años salió a la venta el celular que rompió los paradigmas de la comunicación actual, una pieza de hardware que bajo el alero de Steve Jobs se convertiría en el aparato más influyente de la historia contemporánea y que sigue marcando la pauta en la actualidad.

“Hoy estamos presentando tres productos revolucionarios en su clase”, indicó el propio Jobs en la presentación inicial del aparato. “El primero es un iPod con pantalla ancha y controles táctiles. El segundo es un teléfono móvil revolucionario. El tercero es un aparato rupturista para la comunicación por internet. Entonces, un iPod, un teléfono y un comunicador de internet. Pero no son tres dispositivos separados. Es uno solo y lo vamos a nombrar iPhone”.

El teléfono de Apple. En su momento fue mirado con recelo, pero terminaría por cambiar la forma de diseñar los smartphones

De eso ya ha pasado una década y si bien para el 2017 se supone que ya estaríamos usando autos voladores y viviendo al estilo de los Supersónicos, en realidad las cosas no cambiaron tanto excepto en la forma en que usamos un teléfono: nuestras costumbres de uso y su influencia a lo largo de 10 años es tal que la forma en que nos comunicamos con los que más queremos e incluso la organización de movimientos sociales nacen desde un teléfono inteligente.

Por supuesto, Apple no fue el primero. Antes de la firma de Cupertino, Blackberry, Nokia y Palm marcaban las líneas de lo que se debía hacer. Cada vez más teclas táctiles, con sistemas operativos de escritorio portados a minipantallas, stylus y más, pero, “¿quién quiere un stylus?” decía Jobs.

Histórico

“Hoy estamos presentando tres productos revolucionarios en su clase… un iPod, un teléfono y un comunicador de internet. Pero no son tres dispositivos separados. Es uno solo y lo vamos a nombrar iPhone”.
Steve Jobs en la presentación del primer iPhone en 2007

Este último punto es muy significativo, porque si bien ahora Apple fabrica su propio lápiz stylus, lo hace para el iPad. Ahora bien, dentro del contexto de esa frase estaba la fórmula que hizo que el iPhone triunfara y que el resto de los fabricantes siguiera hasta hoy con esa línea de diseño industrial. Simplificación absoluta, la eliminación del todo para dar paso al mínimo, era algo que Jobs llevaba como mantra en su propia vida y ahora aplicado a un gadget.

Solo una pantalla táctil y un botón al frente, nada más obstruyendo la vista. En los inicios, las dudas de algunos eran evidentes porque ¿cómo se les ocurría sacar las teclas? “Es algo poco útil”, dirían los primeros críticos. Pero luego del éxito inicial, y quizás a regañadientes, el resto tuvo que seguir ese mismo camino de diseño para todo lo que fuera teléfono inteligente.

El primero

Las especificaciones originales del iPhone eran muy básicas al lado de las de un teléfono actual: pantalla de apenas 3,5 pulgadas a 320 x 480 pixeles, cámara de dos megapixeles y hasta ocho GB de almacenamiento interno

La propuesta de uso del iPhone es la que hasta hoy ha marcado la evolución de las comunicaciones y ya es difícilmente simplificable. El paradigma se rompió en 2007 y el dispositivo se convirtió en una extensión de nuestro cuerpo. El teléfono inteligente es quizás el aparato más importante que llevamos encima y en el que va gran parte de nuestras vidas.

Hoy, el público masivo es capaz de disfrutar los rápidos avances que proponen las compañías en aspectos de telefonía móvil. Cada año aparecen nuevas tecnologías increíbles que no dejan de sorprender y que tenemos el honor de poder probar y experimentar; para los fanáticos absolutos del tema, es un privilegio.

Pero de momento, y pese a los tremendos avances en la tecnología que los humanos utilizan a diario, el último gran paradigma derribado sigue siendo el derribado por el primer iPhone.


Noticias Relacionadas

Tomar fotos impresionantes no requiere una cámara profesional. Prueba de ello es la 11.ª edición de IPPAWARDS, que recientemente ha dado a conocer ...

por Daniel Casillas | Metro World News