Unos visitantes observan a un robot bailando en el estand de China Mobile en el Congreso Mundial de Móviles, (MWC, en sus siglas en inglés). /EFE
Unos visitantes observan a un robot bailando en el estand de China Mobile en el Congreso Mundial de Móviles, (MWC, en sus siglas en inglés). /EFE

Tecnología, Trending por EFE,

El Mobile World Congress (MWC) cerró el jueves su última edición con un nuevo récord de participantes, 108.000 profesionales, un 7 % más, un éxito que va más allá del impacto en el sector de las telecomunicaciones y la telefonía móvil y que se dejó notar en el empleo o la movilidad.

Organizado por la asociación GSMA, que representa a los operadores de móvil de todo el mundo, el MWC presentó novedades como los móviles con pantallas que dominan todo el frontal, cámaras duales, sistemas de reconocimiento del iris y fabricados a prueba de caídas y golpes.

Las novedades de las firmas de telefonía, sin embargo, no acapararon tanto la atención de los participantes como en otras ediciones, entre otros motivos porque Samsung, uno de los gigantes del sector, no presentó en Barcelona la última versión de su teléfono insignia, el Galaxy S8, y lo suplió con tabletas y realidad virtual.

Uno de los modelos que sí suscitó el interés general fue la reedición del icónico 3310 de Nokia, el popular teléfono de hace quince años que mantiene gran parte de su diseño original aunque con una pantalla mayor y un precio económico

En esta edición del Mobile reinaron las últimas novedades en dispositivos ponibles y en el llamado Internet de las Cosas (IoT, en sus siglas en inglés), con los coches conectados como protagonistas, así como los drones, que permiten grabar películas, localizar a desaparecidos en desastres naturales y entregar pedidos en cuestión de horas.

Un vestido de boda con leds que cambian de color según el humor de la novia, un móvil que resiste a martillazos o una sillita de coche que avisa al conductor si el bebé se mueve, son otras de las curiosidades que más llamaron la atención de los asistentes.

Además del MWC, que ha ocupado más de 115.000 metros cuadrados, el evento 4 Years from Now (4YFN) atrajo a 19.000 asistentes, un 60 % más que en 2016, y la nueva propuesta, Youth Mobile Festival (YoMo), contó con la participación de más de 11.000 jóvenes.

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, destacó que esta edición del Mobile, que llevaba por título “The Next Element”, ha reforzado su posición como “el evento más importante del sector de las telecomunicaciones móviles”.

En paralelo a la celebración este año del Women4Tech Summit, un programa destinado a reducir la brecha de género en la industria móvil, la organización dio a conocer que un 23 % de los participantes en el Mobile fueron mujeres, un 14 % más que en la edición anterior.

El director general de l centro ferial de Barcelona, Constantí Serrallonga, celebró las cifras de asistencia y destacó que el número de mujeres participantes ha crecido por encima de la media.

Los organizadores calculan que el impacto económico de la edición de este 2017 estará en torno a los 465 millones de euros (495 millones de dólares) y destacaron que se han creado 13.200 puestos de trabajo temporales.

El Mobile World Congress 2018 tendrá lugar en Barcelona del 26 de febrero al 1 de marzo.


Noticias Relacionadas