Tecnología, Trending por Raúl Estrada,

El cierre de CES 2017 confirmó de alguna manera lo que muchos esperábamos de la feria: el futuro de la tecnología es espectacular en todo ámbito, pero aún se ve un poco lejano. En ese sentido, quizás los “inventos” más llamativos de los presentados en Las Vegas fueron cosas sencillas –en lo que cabe el concepto– y que están funcionales y a la venta el día de hoy, para los que puedan pagarlos.

Por ello, la nueva Nissan Murano 2017 fue uno de los highlights del show, con su inteligencia artificial dentro del vehículo que actúa como un asistente personal para el conductor y avisa de las condiciones de tráfico, de los cambios en su agenda del día o bien ofrece reproducir su lista favorita de Spotify. La integración con el vehículo es sencilla y su funcionamiento es tan limpio y natural que termina sorprendiendo más que conceptos mucho más complejos.

LG presentó muchísimos artículos en esta edición de CES 2017, pero el que más destacó sin duda fue el Signature 4K OLED W, un televisor que es extremadamente delgado (cerca de 2,57 milímetros de espesor), pero muy poderoso. En pocas palabras, consta de un panel OLED capaz de reproducir contenido en calidad Ultra HD, el cual se adhiere a la pared que quieras, luciendo parte de la decoración de tu hogar

La situación es similar con los nuevos televisores OLED de 2,6 milímetros de grosor, la cámara de Polaroid que imprime fotos con filtros de Instagram o un verdadero control remoto universal que se conecta a todo, desde una televisión a un control de temperatura vía wi-fi. Todos los anteriores son productos funcionales que no buscan reinventar la rueda, sino simplificar aún más lo simple.

CES 2017 quizá deja en evidencia que hoy el público es un poco menos susceptible a impresionarse y que la innovación en ciertos sectores tecnológicos es difícil y cara, amén de que la masificación del smartphone como herramienta de la vida diaria haga que la carrera por sacarle un “wow” al usuario tradicional es cada vez más difìcil. No es que la innovación se haya estancado y no haya lugar para más, no. Pero en ciertos segmentos más tradicionales como teléfonos y televisores los cambios no se alejan mucho del modelo del año pasado.

De todas maneras, el futuro para los amantes de la tecnología es auspicioso. Los avances en inteligencia artificial marcarán la pauta en los próximos años en áreas muy diversas (desde autos a teléfonos o aparatos del hogar), aunque para que ello sea masivo todavía falta un poco.


Noticias Relacionadas

Hay un viejo adagio que reza que en la variedad está el gusto. Y el universo de las cámaras no es la excepción: para cada necesidad hay un equipo e...

por Norman Gutiérrez