Salud, Trending por Nueva Mujer,

Esta hermosa iniciativa nos trasladó a una emotiva escena donde la celebración contagió a todo un pueblo para ser parte de la meta personal de Brad y Alissa, una pareja que atravesó el duro proceso de un tratamiento tan agresivo como a quimioterapia.

 

Ambos planificaron el último día del tratamiento como era habitual, el proceso consiste en que el paciente recibe en una sala, vía intravenosa el tratamiento, tratando siempre de proporcionarle la mayor comodidad posible, cada paciente y cada nivel del tratamiento tiene una reacción diferente en cada persona, es por eso que se considera un reto poder llegar al final como Alissa lo hizo.

Brad por su parte buscando dejar un precedente con este logro y es por eso que pidió a la comunidad de Nebraska que se unieran a él para comprar una rosa con valor de $10 con la finalidad de donar ese dinero a la fundación Susan G. Komen encargada de desarrollar y fomentar estudios para la investigación de posibles curas y tratamientos menos agresivos para tratar el cáncer de mama.

 

La iniciativa se esparció como pólvora en la localidad y precisamente el último día de la quimioterapia, se lograron entregar 500 rosas para Alissa, que se traducen $ 4,500 donados directamente a dicha fundación en nombre su nombre.

 

“¡Quedé sorprendido cuando comenzaron a llegar tantas órdenes de compra! Llegamos muy rápido a las 100 rosas, luego 300 rosas y luego 400. Cuando llegamos a las 500 rosas, le dije a la floristería que dejara de pedir rosas y que todas las demás órdenes fueran íntegramente a la donación Susan G. Komen” publicó Brad Bousquet

 

Sin duda un momento trascendental como este siempre es menos pesado si se comparte con seres queridos, esta iniciativa de Brad no solo nos enseña que debemos estar allí para los nuestros, sino que además podemos transformar un momento doloroso en algo tan maravilloso que trascienda y ayude al entorno, no solo el bien común, sino dejar algo más allá que eduque y nos de la valiosa lección de que si podemos ganarle la batalla al cáncer, así que si lees esta nota viviendo un escenario similar, ten fe y paciencia, que si puede superarse ¡Ánimo!


Noticias Relacionadas