La mujer, llamada Nomveliso Nomasonto Mdoyi, de 33 años, había tenido una repentina falta de aire en su casa y murió por lo que su cuerpo fue entregado a una firma de funerarias para su entierro. / Cortesía
La mujer, llamada Nomveliso Nomasonto Mdoyi, de 33 años, había tenido una repentina falta de aire en su casa y murió por lo que su cuerpo fue entregado a una firma de funerarias para su entierro. / Cortesía

#Nolovasacreer, Trending por Nueva Mujer,

Empleados de una funeraria, en la localidad Mbizana, Sudáfrica, se llevaron un enorme susto luego de ver a que la mujer que estaban preparando para la ceremonia fúnebre, había ‘dado a luz’ a un bebé muerto. De acuerdo con el relato, llevaba 10 días fallecida cuando este salió de su interior.

La mujer, llamada Nomveliso Nomasonto Mdoyi, de 33 años, había tenido una repentina falta de aire en su casa y murió por lo que su cuerpo fue entregado a una firma de funerarias para su entierro.

Pero el día antes del funeral, el personal notó que un bebé muerto había aparecido entre las piernas de su cuerpo sin vida.

“Estábamos tan aturdidos y asustados que ni siquiera tuvimos tiempo de comprobar el sexo del bebé. Me dedico a esto desde hace más de 20 años y nunca había oído que una mujer muerta diera a luz”, dijo el propietario del salón funerario, Fundile Makalana.

La madre de la fallecida aclaró que su hija estaba en el noveno mes de embarazo cuando murió de manera repentina.

La explicación
Pero no es que la mujer haya resucitado para dar a luz o que haya sido un “nacimiento” milagro, sino que lo ocurrido tiene cierta lógica. Al morir, la relajación de los músculos y esfínteres provoca la expulsión de gases, líquidos y hasta órganos por lo que no es extraño que el cuerpo de la mujer haya expulsado al bebé junto con todo eso. También pudo haber sido una acumulación de bacterias en el intestino ya que después de la muerte sigue activas en los intestinos y el tracto respiratorio por lo que al liberarse, provocó la expulsión del cuerpo del bebé.

Podés ver:

No se sabe si la vida del bebé podría haberse salvado si los médicos hubiesen brindado un tratamiento diferente cuando la madre enfermó pero según los informes, la familia ignoró las habladurías de que  todo había sido alguna especie de brujería (creencias comunes en aquella región) y llevó a cabo el funeral y la cremación como estaba planeado, con el bebé y la madre juntos en el ataúd.


Noticias Relacionadas