Louis-Marie Preau, de Francia.
Louis-Marie Preau, de Francia.

#Nolovasacreer, Trending por Metro Internacional,

Durante cuatro años Louis-Marie Preau, de Francia, estuvo esperando a un castor para hacer esta magnífica fotografía. Cada noche llevaba equipo de buceo y pesas. Se quedaba inmóvil durante horas en el lecho del río Loira.

2–3 horas Louis-Marie Preau pasaba todas las noches durante cuatro años, como tronco en el lecho del río de Loire, para hacer esta fotografía.

Finalmente un hambriento castor europeo apareció nadando con una rama de álamo recién cosechada en camino para alimentar a sus tres hijos. Preau actuó rápido para capturar la foto del animal que fue recientemente publicada en la revista bioGraphic.

Entrevista  Louis-Marie Preau – fotografo francés

 

¿Dónde tomaste la foto a ese castor?
Todo sucedió en el río Loira en el oeste de Francia. Fotografié al castor europeo en julio. Estaba llevando una rama de álamo para alimentar a sus hijos después de haberla tomado de la orilla del río.

¿Hay muchos castores en el río?
En la década de 1970, algunos castores fueron introducidos nuevamente al río. Aunque su cantidad aumenta, su número sigue siendo limitado porque el castor necesita espacio y no tolera intrusos en su territorio.

¿Por qué eligió a un castor para esta fotografía?
Durante más de 15 años he estado observando castores. Cuatro años antes de tomar esta imagen vi la misma escena y decidí fotografiarla. He intentado varias veces sin éxito: estaba demasiado lejos, no usé flash, etc. Esta familia de castores aceptó bien la presencia humana incluyendo muchos pescadores alrededor. Después de unos días de observación y estudio de sus hábitos, empecé a bucear cada tarde hasta hacer esta imagen.

¿Qué equipo utilizó?
Un traje de buceo de 7 mm que pesaba 15 kg. La cámara que estaba usando era una Canon 5D.

¿Pasó algo interesante mientras estabas “cazando” esta fotografía?
Completamente inmóvil, me sumergí en el agua unos segundos antes de que pasara este castor. Uno de ellos en algún momento incluso pasó entre mis piernas.

Stanislav Kuptsov, MWN


Noticias Relacionadas