/Instagram
/Instagram

Redes Sociales, Trending por Agencias,

Eduardo Martins (32), se presentaba como un surfista brasileño oriundo de Sao Paulo que, después de ganarle la batalla al cáncer a los 25 años, se había convertido en voluntario de la ONU y fotografiaba dramáticas situaciones en Irak y Siria.

En su cuenta de Instagram, que contaba con la impresionante cifra de 127 mil seguidores, colgaba espectaculares imágenes inmortalizando de forma excepcional el infierno que se estaba viviendo en las zonas de guerra y su trabajo había sido reseñado en numerosos medios y agencias de noticias.

Una de las fotos que Eduardo Martins publicaba en su cuenta de Instagram “Edu Martíns”

 

“Una vez, durante un tiroteo en Irak, dejé de fotografiar para ayudar a un niño que había sido golpeado por una bomba molotov y lo saqué de la zona de fuego. Dejé de ser un fotógrafo y fui un ser humano”, dijo en una entrevista para la revista Recount en octubre de 2016.

Su historia impresionó a miles de personas, pero todo comenzó a derrumbarse después de una investigación realizada por BBC -medio al que también consiguió engañar-, que concluyó que era un farsante.

Las imágenes que publicaron medios de renombre no eran otra cosa que fotos trucadas que Martins había bajado de internet.

Las sospechas empezaron a formularse cuando el mismo Martins se puso en contacto con BBC Brasil en junio pasado, supuestamente desde Mosul, Irak. Afirmaba estar en medio del frente de batalla y les enviaba mensajes de voz por WhatsApp ofreciendo cobertura fotográfica.

Una vez que se descubrió que realmente todo se trataba de una farsa, Martins desapareció sin dejar rastro. Su cuenta de Instagram fue cancelada. Y, según BBC, dejó un mensaje a través de WhatsApp desde un número que ya no existe señalando que quería estar solo.


Noticias Relacionadas