Marjin ayudará a los indígenas como piloto de “bush flying”. /Cortesía
Marjin ayudará a los indígenas como piloto de “bush flying”. /Cortesía

#Nolovasacreer, Trending por Anne-Fleur Pel,

La vida cambiará para el trabajador holandés Marjin de Zwart, su esposa y sus tres pequeños hijos. La familia ha dejado su pueblo para irse a una remota área al norte de Australia, donde Marjin ayudará a los indígenas como piloto.

¿Cómo pasaste de ser fontanero a ser piloto de avioneta?

-Ser piloto ha sido mi sueño desde que era niño. Pero nunca hice estudios que me llevaran en esa dirección. Desde que tenía 12 he trabajado como gásfiter y después hice estudios en ingeniería eléctrica. Me olvidé de mi sueño. Pero entonces, y hasta ahora, eso volvía a mi mente. En cierto momento conseguí un folleto de una organización de misiones que ofrecía, entre otras cosas, participar en ayudas para carga hacia áreas remotas vía transporte aéreo. Estaban buscando pilotos y yo quería participar. Así fue como empecé.

Pareces estar emocionado. ¿Y tu esposa, Esther?

-“¿Es necesario? ¿Por qué quieres esto?”, me preguntó después de que le conté mis intenciones. Ella pensaba que ya habíamos hecho suficiente. Nos mudamos a Apeldoorn (un pueblo en Holanda) por mi trabajo como fontanero independiente. Cuando fuimos al día informativo de la organización, ella empezó a entender mi razonamiento.

¿Así que no es solo por dinero?

– No, no es un trabajo regular. Nuestra vida allá estará subvencionada con regalos. Ayudamos a la gente de allá y familias y amigos en casa nos ayudarán financieramente. También intentan conseguir fondos con acciones. Las compañías incluso pueden auspiciarnos desde el punto de vista social.

¿Y eso va muy bien?

Por supuesto, nosotros no sabemos cómo va a ser esto de aquí a tres años. Por lo tanto, es importante mantener bien informada a la gente de lo que vamos a estar haciendo allá. La preparación para obtener una licencia de vuelo toma siete años, y ese es el porqué del que queremos quedarnos allá al menos por ese tiempo.

¿Qué va a hacer tu esposa allá?

-Tenemos tres hijos, así que nos asentarnos para que ellos encuentren su camino. Después de eso, ella no va a quedarse sentada. Es ortopedista, y allá hay suficientes problemas como para empezar. Jesse, la mayor, que tiene 8 (Sophia tiene 5 y Sil tiene 3 años) también obtendrán experiencia de esto. Él no quiere asumirlo, pero creo que puede ser divertido. La semana pasada tuvimos que despedirnos de nuestros amigos y eso fue doloroso. Pero es una experiencia de vida y él entiende eso.

¿Cuáles son tus expectativas?

-Hace tres años pude hacer un viaje de entrenamiento a Papua Nueva Guinea. Allá conocí a una chica que cayó sobre una valla y quedó con un palo atravesado en el vientre. Normalmente habríamos tenido que caminar por dos o tres días a través de las montañas para encontrar un dispensario. Pero ahora podemos volar hasta allá en media hora. Realmente podemos hacer la diferencia, salvar vidas. Transportaremos a doctores, especialistas, medicinas o materiales de construcción para las villas con doscientas o trescientas personas en áreas remotas de las Tierras de Arnhem. A veces viven en las circunstancias más duras.

¿Van a vivir en la comunidad índígena?

-Sí. No sabemos cómo será nuestra casa aún, pero viviremos en una villa de aborígenes en la península de Gove. Eso está en el extremo norte de Australia.


Noticias Relacionadas

El primer alunizaje de la sonda Chang’e 4 de China en el otro lado de la Luna, el 3 de enero, supone también la creación de una minibiosfera. La U...

por Metro Internacional