Tendencias Por

Esta semana decidí comentarles sobre la pitahaya porque es una fruta que está en temporada y nos conviene consumirla por muchas razones nutricionales.

Comencemos por su contenido de vitaminas. La pitahaya roja, que es la que nosotros tenemos disponible, es la más rica en vitamina C, contiene algunos carotenoides que son  compuestos que en el cuerpo se convierten en  vitamina A, vitaminas del complejo B, como vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina), vitamina B3, (niacina).

La vitamina C es la que contiene en mayor cantidad, ésta  interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos que comes, la resistencia a las infecciones. Además de esas funciones nutricionales, la vitamina C actúa como un antioxidante.

Los antioxidantes protegen la salud ayudándote a destruir los radicales libres en el cuerpo, estas moléculas  pueden alterar la regeneración celular y causar cáncer,  enfermedades degenerativas, envejecimiento prematuro  y enfermedades  cardiovasculares, entre otros problemas de salud.

En la pitahaya  también encuentras  otros antioxidantes o fitoquímicos como captina, polifenoles, ácido gálico y betacianinas, que previenen el daño que los radicales libres causan a la piel y otros órganos, brindan protección a tu salud en general.

La captina actúa como suave tónico cardiaco y estimula levemente el sistema nervioso. La captina junto con los polifenoles contribuyen a proteger la salud del corazón. Estas sustancias más las vitaminas B aportan sensación de relajación y estimulan el sueño.

La pitahaya es una buena fuente de minerales, contiene potasio, sodio, magnesio, fósforo y calcio. Estos minerales participan en el equilibrio de líquidos en el cuerpo y en la transmisión de impulsos nerviosos.

Aporta fibra a tu alimentación, es baja en carbohidratos, en calorías y rica en agua. Por estas características nutricionales es una fruta muy recomendable si padeces de estreñimiento,  si tienes diabetes, hipertensión, colesterol alto o si quieres bajar de peso. Da sensación de saciedad.

Su aporte de fibra, además de evitar el estreñimiento, ayuda a enlentecer la absorción del azúcar en la sangre y disminuir el nivel de colesterol, actúa como un protector de la mucosa gástrica, por lo que puedes consumirla si tienes problemas de gastritis.

Las semillas de pitahaya contienen grasas del tipo Omega 3, grasa esencial  y saludable. Por eso te recomiendo que consumas también las semillas.

Tradicionalmente en Nicaragua consumimos la pitahaya como refresco con limón. Añadir limón enriquece el aporte de vitamina C, siempre y cuando el refresco lo consumas recién hecho ya que la vitamina C se pierde con el aire. Recuerda que la vitamina C es indispensable para facilitar la absorción del hierro en tu cuerpo. Por eso la aconsejamos en casos de anemia por falta de hierro.

Leé también Temporada de Mangos

Quiero darte muchas otras alternativas para que aumentes tu consumo de pitahaya y aproveches todo su beneficio para tu salud y nutrición.

Sencillamente puedes partirla por la mitad y comerla con una cuchara, luego botas la cáscara, si la prefieres fría, te conviene refrigerarla previamente.  También puedes cortarla en trocitos y mezclarla con yogur natural o con trozos de naranja.

Si te gusta la gelatina, puedes desbaratar la pitahaya con un tenedor y prepararla con gelatina sin sabor, puedes añadir azúcar o un sustituto sin calorías, te va a encantar.

También puedes hacer brochetas alternando los trozos de pitahaya con piña y con kiwi, cómelas frías al natural o colócalas a la parrilla, quedan riquísimas.

Si te gustan los batidos, mézclala con leche o con agua y agrega avena en hojuelas. Con esta mezcla puedes hacer helados.

Cómela en ensaladas verdes, preparada con lechuga, apio, chiltoma y aderezo a base de yogur, queda exquisita.

Otra idea, combínala  con lechuga, aguacate y camarones al vapor, sazona con limón y aceite de olivo. Si te gustan los productos del mar, añádele trozos de pitahaya a un ceviche de pescado, queda riquísimo y súper nutritivo.

Para variar los sabores de tus ensaladas prepara un aderezo con pitahaya, te recomiendo que mezcles vigorosamente la pulpa de una pitahaya con limón, aceite de olivo y sal.

No tenemos pitahaya todo el año, puedes guardar pulpa congelada para usarla después.

Anímate a probar las diferentes opciones tanto en meriendas como en comidas principales.

Por Martha Justina González


Noticias Relacionadas