Tendencias por Nueva Mujer,

Iluminar la piel se convirtió en proceso imprescindible en cualquier rutina de maquillaje. Y es que el iluminador consigue un acabado más fresco, radiante y multidimensional con la ventaja de tardar tan solo unos segundos en aplicarlo sobre la piel.

Este producto que aplicado en lugares estratégicos transforma un look de inmediato se reinventa en textura jelly o gelatinosa para convertirse en una de las principales tendencias de maquillaje de 2019.

Corea del Sur fue el lugar en el que se pensó que la gelatina podría funcionar como textura en cosmética. Promete una piel más bonita gracias a su acción antioxidante.

El iluminador en gelatina se puede aplicar con las yemas de los dedos o con una brocha en las zonas más elevadas del rostro para embellecer los rasgos con luz: el hueso del pómulo, la parte central del tabique nasal, el arco de Cupido (o arco superior de los labios) o el lagrimal.

La cantidad que se necesita para cubrir toda esta superficie es mínima, una ventaja que comparte con todos los iluminadores ya que son productos que se acaban después de muchos meses, incluso años.

El iluminador es un cosmético con el que puedes lograr una luminosidad instantánea con un acabado que respira juventud y frescura.


Noticias Relacionadas

Adriana Paniagua, Miss Nicaragua 2018, dio una sorpresa a sus seguidores en las redes sociales publicando un look totalmente extravagante. La belda...

por Edición web