/ Phxere
/ Phxere

Tendencias por Nueva Mujer,

Desde pequeñas nos enseñan a terminar las relaciones románticas. Vemos en películas las rupturas, nuestras primas o hermanas nos cuentan de qué se trata esto, y todo el entretenimiento se dirige a estas situaciones.

Aprendemos cómo lidiar con la separación del “amor de tu vida”. Aunque venga del estereotipo de bajar música triste y comer helado, hasta lo necesario como salir con nuestros mejores amigos y apoyarnos en nuestra familia.

Tú tomas la decisión 

Desde pequeñas nos enseñan a terminar las relaciones románticas. Vemos en películas las rupturas, nuestras primas o hermanas nos cuentan de qué se trata esto, y todo el entretenimiento se dirige a estas situaciones.

Aprendemos cómo lidiar con la separación del “amor de tu vida”. Aunque venga del estereotipo de bajar música triste y comer helado, hasta lo necesario como salir con nuestros mejores amigos y apoyarnos en nuestra familia.

Cómo lidiar con la pérdida de una amistad

Pero en otras ocasiones, sí sucede y nadie te enseña a cómo superar o cómo reaccionar ante estas situaciones. ¿Qué pasa cuando la persona que siempre estuvo junto a ti se te presenta como un extraño?, ¿cuándo ya intentaste todo pero simplemente la vida los cambió?

Está muy bien querer trabajar en nuestras relaciones, pero a veces la vida te lleva por un camino muy distinto y te convierte en alguien diferente. En estos momentos es injusto pedirle al otro que cambie, debes volver a amarlo con esas diferencias o simplemente alejarte.

Te recomendamos:

Esto es lo complicado. No existe esa plática especial para decirle que “ya no funcionan las cosas”. Normalmente, te vas alejando poco a poco lastimando tu persona y al otro que no siempre sabe qué está sucediendo.

¿Qué es lo ideal? No hay un caso único, ni una forma de actuar. Es tu amistad, tu relación y solamente tú sabes cuál es el proceso que más conviene. Si una plática, una carta, o simplemente que el tiempo marque sus condiciones.

Eso sí, no actúes desde la cobardía. Le debes mucho respeto a la otra persona. Asimismo, no quieras quedarte mientras esa relación solamente te lastima. No firmaste un contrato y eres libre de velar por tus propios intereses.


Noticias Relacionadas