/ Pxhere
/ Pxhere

Estilo de Vida, Tendencias por Gabriela Vaca J. / Nueva Mujer,

Cuando alguien dice que no quiere “nada serio” es porque no busca nada serio. A pesar de que muchos tratan de entender la razón de una declaración de estas, la verdad es que la causa no importa.

Sea falta de interés o un trauma psicológico, “nada serio” es lo que quiere esa persona para su vida y hay que respetarlo. Y es la parte que muchos no queremos aceptar.

Por alguna razón pensamos que sabemos mejor que necesita el otro: curar el corazón roto, olvidar las experiencias pasadas, asentar la cabeza o dejar los vicios…

Muchos de nosotros tratan de ser esa curita que sana la herida. Pero ¿qué hacen con las curitas cuando la herida se cicatriza? Correcto: la botan.

Enfrentando la situación de “no quiero nada serio”, tenemos 2 opciones para actuar

/ Phxere

1. Cortar con la persona que no quiere nada serio

Las esperanzas de convertir una relación sin compromisos en una relación seria llevan a desilusiones ya que lo más probable es que la situación no va a cambiar.

Aceptando las condiciones de una relación a medias uno se condene a la frustración, malestar psicológico constante y hasta cierta obsesión por hacer al otro cambiar de opinión.

2. Aceptar la relación

Esto sería tomando consciencia de los riesgos de enamorarse y por ende sufrir, desgastarse, sentirse culpable y terminar con la autoestima más baja de lo que estaba antes de empezar la relación.

La verdad es que algunas personas inconscientemente buscan este tipo de relaciones imposibles para revivir y superar algunas emociones dolorosas de la infancia: abandono, no aceptación, rechazo, competencia por el amor, etc.

En algunos casos esa experiencia de relaciones sin compromiso sirven para entender que uno no puede cambiar a las personas, que es imposible recibir lo que anhela “ganando” el amor del otro y que merece ser querido por ser como es. En otros casos las relaciones de este tipo hurgan en las heridas viejas de la persona dejándola con sus traumas revividos a solas.

Te recomendamos:

¿Qué es lo que tú quieres?

Por lo tanto antes de tomar esa decisión pregúntate si una relación a medias es lo que buscas realmente y por qué no quieres construir un vínculo más profundo, sano y de confianza con otra persona que te puede brindar lo que necesitas sin hacerte daño.

El dolor provocado por el abandono y falta de interés normalmente es mucho más fuerte que el malestar del desapego consciente.

Hay gente que dice que puede no involucrarse emocionalmente y tener las relaciones bajo control. Desde mi punto de vista es una ilusión ya que no podemos controlar cosas espontáneas como las relaciones humanas, pero este es otro tema.


Noticias Relacionadas