/Getty
/Getty

MetroMujer, Tendencias por Karen Hernández/ Nueva Mujer,

La velocidad a la que crecerá tu cabello puede estar determinada genéticamente. Para la mayoría de las personas, esto es aproximadamente media pulgada por mes y no hay mucho que se pueda hacer para acelerar esto. Sin embargo, existen ciertos remedios para asegurarte de que logrés que este lo haga a un ritmo óptimo y no se caiga o maltrate antes de lo debido.

Antes de tomar cualquier medida, es importante que sepas las principales razones, además de la genética, por la que tu cabello no crece tanto como quisieras.

Está sucio

Es posible que el aceite y la suciedad estén asfixiando tu cuero cabelludo. Trata el cabello con una limpieza profunda al menos una vez por semana.

Calor excesivo

La plancha, las tenazas o la secadora de cabello pueden hacer que este se seque, se vuelva quebradizo y propenso a romperse. Conseguí proteínas o acondicionadores de tratamiento profundo para combatir el daño.

/Getty

Está seco

La falta de humedad hace que el cabello sea fácil de romper. Humectá diariamente y usa productos de aceite natural (en lugar de productos a base de petróleo que obstruyen los poros).

Peinados muy ajustados

Optar por estos puede causar la pérdida permanente del cabello (llamada alopecia por tracción) alrededor de la sien y las orejas. Dale un respiro a tu cabello; usa regularmente peinados más sueltos.

Falta de ejercicio y dieta saludable

Ambos son importantes para el crecimiento del cabello. Mantenete activa y consumí alimentos ricos en omega-3, como pescado y nueces, y bebé suficiente agua para mantener tu cuerpo y cabello hidratados.

Ahora sí, estos son algunos tratamientos naturales que podés seguir para ayudar a tu cabello en el proceso de crecimiento.

/Getty

Aceite de oliva

Posee magníficas propiedades para la salud y la belleza. Tan solo debés aplicarlo sobre el cuero cabelludo, dejar actuar unos minutos y enjuagarlo. Te ayudará a acelerar el crecimiento del cabello por su alto contenido de vitamina E además de que sus propiedades regenerativas lo ayudarán a regenerar la fibra capilar, de modo que hasta los cabellos más finos se fortalecen.

Extracto de papa

Aunque no lo creás las papas liberan un jugo con propiedades que aceleran el crecimiento del cabello. Este ayuda a fortalecer el cuero cabelludo y la fibra capilar de modo que evita la caída del cabello y promueve la producción de nuevo. Lo único que tenés que hacer es lavar unas cuantas papas y pelarlas. Después, cortalas en trozos pequeños y licuá hasta formar un puré. Añadí un poco de agua y llevalo al colador. Aplicá un poco del zumo que quedó y masajeá con movimientos circulares sobre el cuero cabelludo. Dejá actuar alrededor de 20-30 minutos y enjuagá. Hacelo una vez por semana. ¡Vas a notar el cambio!

Mascarilla de aguacate y aceite de coco

Combina las propiedades del aguacate y el aceite de coco para que tu cabello crezca sano, fuerte y rápido. Este tratamiento ayudará a retrasar el envejecimiento capilar y revitalizar tu cabello. Sólo necesitás un 1 aguacate y 3 cucharadas de aceite de coco orgánico.

Calentá el aceite de coco en el microondas durante unos segundos para que se vuelva líquido.

Pela el aguacate y machácalo.

Mezcla el aguacate con el aceite de coco tibio.

Aplica desde la raíz hasta las puntas y deja actuar durante 15 minutos. Enjuaga.


Noticias Relacionadas

Las coreanas se han vuelto una especie de gurús en cuanto a rutinas de belleza hablamos. Cada vez son más los videos chicas coreanas maquillándose ...

por Samantha Rico