7 remedios caseros para tratar un estómago “nervioso”. Foto: Cortesía
7 remedios caseros para tratar un estómago “nervioso”. Foto: Cortesía

Salud, Tendencias por Nueva Mujer,

A veces sentimos “mariposas” en la barriga, una sensación que delata cómo afrontamos una situación determinada y que es conocida como “estómago nervioso”. ¿Por qué ocurre? La gastroenteróloga Maribel Lizarzábal explica que “lo más probable es que estás angustiada y se está activando desfavorablemente la relación cerebro-sistema digestivo”.

Esos nervios se manifiestan de formas desagradables: opresión, agitación, calambres, nudos en el estómago, ansiedad, temblores, espasmos musculares, flatulencia frecuente, náuseas, indigestión o plenitud rápida al comer, sensación de ardor o calor, aleteo o hinchazón en la boca del estómago, aumento de la micción y las deposiciones.

Todo comienza en el cerebro, que está conectado con el tubo digestivo a través del nervio vago. “Este nervio envía señales del cerebro al sistema digestivo y viceversa, lo que aumenta la irritabilidad e irregularidad digestiva cuando se produce el estrés y la ansiedad”, detalla la especialista en su blog Hígado Sano.

Por lo que tu estado emocional y salud mental son fundamentales para encontrarle una causa a tantas molestias. Ante ello, la doctora Lizarzábal asegura que más que medicamentos, te propone siete opciones para mejorar.

Menos café

La cafeína estimula los intestinos y además puede empeorar el nerviosismo y la ansiedad. La doctora recomienda tomar descafeinado o probar bebidas con cafeína, pero menos estimulantes como el té verde o el té oolong.

Comidas pequeñas y livianas

Evita la ingesta de comidas copiosas y abundantes. La gastroenteróloga aconseja probar con comidas más pequeñas y livianas con alimentos fáciles de digerir. “Los vegetales amargos y frondosos como la col rizada, las espinacas y la lechuga en ensaladas son especialmente recomendables”, dice.

Jengibre, menta o toronjil

Para las náuseas, asegura Lizarzábal la raíz de jengibre te puede ayudar: “Mastica un trozo de raíz, bebe té de jengibre o come caramelo de jengibre para beneficiarte”. Indica además otras hierbas como menta verde, lavanda o toronjil, que también son antiespasmódicos.

Medita

“Los ejercicios mentales te ayudan a concentrarte en tu respiración y te devuelven al momento presente; esto puede controlar el estrés y la ansiedad que causan un estómago nervioso”, explica la gastro.

Aromas relajantes

Busca calmarte a través de inciensos o aceites esenciales usados como difusores aromáticos. Recomienda hierbas como la manzanilla, la lavanda o la rosa.

Tiempo fuera

No dudes en buscar un momento para despejarte, cuando sientas que aumentan los nervios busca ese espacio de relax que te llevará de nuevo al equilibrio. “Si hablar con un amigo, un familiar o un ser querido te ayuda, hazlo durante este tiempo”, escribe la experta.

Ejercítate

Está comprobado que la actividad física reduce la depresión, el estrés y la ansiedad. Opta por algún ejercicio que te llame la atención: caminar, correr, bailar, yoga o aeróbicos; cualquiera puede ser tu aliado.

También podés leer:


Noticias Relacionadas