Según estudios, el gemido femenino se produce cuando estén cerca de llegar al orgasmo. Foto: Cortesía
Según estudios, el gemido femenino se produce cuando estén cerca de llegar al orgasmo. Foto: Cortesía

Estilo de Vida, Tendencias por Nueva Mujer,

Lo primero que se debe aclarar es que los gemidos son completamente naturales durante un acto sexual. Estas también llamadas vocalizaciones copulatorias están relacionadas con el placer y, biológicamente, con el instinto y la superviviencia.

La ciencia explica que los animales utilizan los gemidos para su correcto apareo. Sin embargo, las mujeres no lo hacen para atraer a los hombres, sino por excitación. Esto a su vez ayuda al coito y la reproducción.

Según estudios, el gemido femenino se produce cuando estén cerca de llegar al orgasmo. El sonido estimula y facilita la eyaculación, aumentando además el ánimo sexual de su pareja. Otras investigaciones afirman que las personas que gimen mucho presentan mayor satisfacción sexual. Esto también fortalece la relación y la creación de orgasmos sincronizados.

Pero no todo es diversión

Un lamentable pero común hecho en la sexualidad es fingir un orgasmo, lo que deriva en falsos gemidos. ¿Cuál es el motivo? Demostrar a su pareja que se están divirtiendo, pero esto puede incluso evitar que lleguen al punto máximo de placer.

“Durante el sexo, a medida que las mujeres se acercan al orgasmo, las partes del cerebro que están asociadas con el estrés y la actividad y la emoción alta comienzan a desactivarse, y las mujeres a menudo entran en una especie de estado de ternura”, explica el psicoterapeuta Ian Kerner, según el portal Cultura colectiva.

“Si una mujer se siente obligada a gemir para poder indicarle a su pareja que está disfrutando del sexo, podría perder inmediatamente la capacidad de entrar en ese trance, que la conduce al orgasmo”, dijo.

El daño de la pornografía y la cultura pop

Una película para adultos es dedicada al placer masculino, por lo que los gemidos femeninos son exagerados. Esta es una forma ideal de mostrar el placer que sienten. Básicamente la pornografía ha modificado visual y auditivamente lo que un gemino significa.

Y es que hay géneros musicales que también han disfrazado el placer de un gemido. La cultura pop mantiene canciones y letras que estallan la sexualidad del artista, con el objetivo de impulsar las ventas.

Esta mal acostumbrada demostración y práctica de gemidos ha despertado la creencia, cierta para muchos, de que las mujeres fingen orgasmos o el estar disfrutando más de lo real. Pero sea verdadero o no, estas vocalizaciones son el resultado científico de la evolución humana. ¡Disfruta, no finjas!


Noticias Relacionadas

Existen cinco alimentos que pueden ayudar a aumentar los orgasmos. Y después que los pruebes, el sexo definitivamente no volverá a ser el mismo. ...

por Nueva Mujer