Foto: Internet
Foto: Internet

MetroMujer, Tendencias por Nueva Mujer,

Llegó el momento de conocer a tu bebé, y cuentas los minutos para verlo, tocarlo y darle su primer beso, esa cercanía piel con piel se conoce como el primer apego.

Explica la ginecóloga Carla Estrada que, “al colocar al recién nacido, (sano) piel con piel, sobre el pecho de su madre, se producen una serie de ventajas, tanto para él como para la mami”.

La ginecóloga precisa las ventajas del apego:

Para el bebé
•Mantiene su temperatura (incluso hasta un grado por encima, de los ubicados en Incubadora).
•Mantiene sus niveles de glicemia.
•Mejor saturación de oxígeno.
•Mantiene estable ritmo cardíaco y respiratorio.
•Menos llanto, tanto en intensidad, como en duración.
•Son capaces de reptar, alcanzar el pecho y mamar por sí solos en posición correcta y sin ayuda.
•El agarre, por lo general es el más adecuado.
•A futuro se ha comprobado un mejor desarrollo sicomotor y una salud óptima.

En la madre
•Al mirarse cara a cara con su bebé, provocará apego intenso, dependencia y enamoramiento visceral mutuo de madre a hijo, con lo cual existe muy poca probabilidad de “depresión posparto”.
•Le da la seguridad necesaria para el tiempo que está por venir.
•Disminuye el riesgo de hemorragia posparto, por la oxitocina que ayuda a contraer el útero.
•Cuando por razón médica la madre pasa a terapia intensiva, será el padre quien le brinde al recién nacido, su pecho, donde recibirá el calor necesario, oirá sus latidos cardíacos y sentirá sus movimientos respiratorios que necesita, para aprender a respirar. Y mantenerse confortable, amado y atendido.

Los niños que juegan libres sufren menos depresión

Extralimitar el cuidado de los niños al momento del juego puede comprometer su desarrollo sicológico.

Muchos padres suelen tener extremo cuidado e incluso intervienen en los juegos de los niños, en oportunidades hasta tratan de resolver los conflictos, pero esto puede comprometer su desarrollo sicológico.

Médicos, sicólogos y pedagogos coinciden que el juego libre, espontáneo y sin supervisión de los padres son beneficiosos para contrarrestar las enfermedades mentales infantiles.

La depresión y ansiedad pueden tener su origen en el estricto control de los padres durante el tiempo de juego de los niños.

“Decidir con quién, dónde, cuándo y a qué jugar obliga a negociar, pactar, tomar decisiones, asumir riesgos… Y eso mejora la confianza y la resiliencia”, expone Jaume Bantulà Miembro del Observatorio de Juego Infantil.

El especialista explica que muchos niños se ven privados de esta experiencia de aprendizaje debido a la constante vigilancia y sobreprotección de los padres.


Noticias Relacionadas

La depresión o ansiedad tiene muchas formas de manifestarse en las personas, dice el sicólogo y terapeuta Aníbal Betancourt, y una de ellas es el a...

por Keysi García /Metro Nicaragua