/ Cortesia
/ Cortesia

MetroMujer, Tendencias por Valeria Zurita / Nueva Mujer,

Nuestra sociedad se ha vuelto tan salvaje que vemos el asesinato de una mujer, y pensamos…una más. Agradecemos no ser nosotras, ni que nuestras amigas, madres, hermanas, novias estén en dicha situación. Sin embargo, minutos después olvidamos el acontecimiento, no leemos la noticia, no trascendemos más allá de una sensación de tensión en nuestros estómagos que se diluye en los quehaceres diarios.

Esto mismo sucedió con una joven de 25 años que ahora ha aparecido en las portadas de periódicos: María Trinidad Matus. Una chica que decidió emprender un viaje sola y ahora ha sido culpada por realizar tan “indignante” acción.

Una DJ, amante de la música, una mujer libre que buscaba encontrar el equilibrio entre los derechos de la mujer y del hombre. Murió en intento de lograr ver un mundo en donde las mujeres no tuvieran que vivir con el miedo todos los días de ser atacadas como ella lo fue.

¿Pero quién era Sirena?

Le gustaba ser llamada Sirena. Carlos Baeza, fotógrafo y músico dedicó unas palabras sobre ella durante una breve entrevista a mexico.com

Luchaba por los derechos de las mujeres

No tenía miedo en mostrar quién era, y cuáles eran sus motivaciones, sus miedos, o sus ideales. Antes de sufrir el ataque que cobró su vida, había alzado su voz a través de redes sociales.

Al parecer, María evidenció un intento de violación que sufrió por parte de un amigo suyo:

“No tengo que perdonar a nadie que me falte al respeto, un intento de violación no se perdona & ahora me siento lo suficientemente fuerte para decirlo a gritos. La última vez que hablé con esta persona (***) aún sentía miedo & le reclame el intento de violación a lo que solo contesto un lo siento & lo lamento mucho”, publicó en su muro en julio pasado.

María era mujer, cantante, libre, joven, tenía sueños y aspiraciones, y ahora ha quedado en una noticia más. Que este suceso sirva para le despertar del mundo en el que estamos viviendo. Parece que ser mujer en esta sociedad es deporte extremo, nos matan, nos violan, nos agreden, y al final….nosotras tenemos la culpa.

 


Noticias Relacionadas