Tendencias por Luz Lancheros | Metro World News,

No existía, desde “Dinastía”, una serie que configurara tan poderosamente la moda como un elemento generacional, de consumo y como forma de empoderamiento, donde comprar unos zapatos significaba una autoafirmación de la independencia que brindaba la soltería.

De la mano de la vestuarista Patricia Field, vimos en “Sex and the City” y en Carrie Bradshaw un fenómeno que tradujo la fantasía del consumo y del glamour al terreno televisivo y simbólico, donde las marcas de lujo se combinaban con ropa de segunda mano y asimismo, vimos cómo la evolución y sello estilístico de los personajes creaban una fantasía de moda sobre la mujer soltera en la gran ciudad, Nueva York.

Miles de mujeres se identificaron con las piezas y el característico estilo de la columnista de sexo y la adicta a los zapatos que gastaba 500 dólares en ellos. Claramente, aparte de crear en sí misma todo un género que las chick flicks sucedáneas trataron de emular , “Sex and the City” creó su propia marca y ayudó a sus protagonistas, sobre todo a Sarah Jessica Parker, a quedar como íconos de moda y cultura pop.

Eso, a pesar de que su lectura hoy sea reevaluada en todo sentido. Pero más allá de eso, mostramos cómo esta serie aún influye –generacional y estilísticamente– veinte años después.

SATC: Tendencias y marcas

• Manolo Blahnik: Los zapatos que se volvieron de culto gracias a los precios que pagaba Carrie por ellos y la libertad que le daba pagarlos, como se vio en el capítulo “El derecho de una mujer a tener sus zapatos”, donde ella defiende la libertad de invertir su dinero de soltera en lo que más le plazca.
• Fendi: Los bolsos bajo del brazo que popularizó Carrie en los dosmiles como imprescindibles.
• SJP: La marca propia de Sarah Jessica Parker, quien capitalizó el amor de Carrie por los zapatos en su propia línea.
• Cosmopolitan: El dulce coctel –aparte de los cupcakes– que popularizaron las cuatro amigas neoyorquinas y que volvió en la primera película.

Sex and the City Millennial

El activismo y la lectura de este nuevo siglo transformaron a la serie en cuentas de Instagram que reevalúan muchas de sus posturas.
• Woke Charlotte: Esta cuenta de Instagram presenta a la muy propia Charlotte York como una feminista empoderada que no teme cantarle a sus amigas y parejas las verdades sobre sus prejuicios ante la raza y la sexualidad. #wokecharlotte como hashtag
• EveryOutiftOnSATC: Todos los atuendos de las protagonistas y su lectura actual. @everyoutfitonsatc
• Miranda Mondays: Una cuenta dedicada a la que, según la lectura millennial, es la mejor de todas las cuatro amigas. Miranda Hobbes, independiente, sarcástica y consciente de su poder. @mirandamondays

Looks icónicos de las protagonistas

 

1. Vestido de boda de Carrie (Sex and the City, la película, 2008)
Una obra maestra de Vivienne Westwood, que la protagonista usaría en su boda fallida con Big. La diseñadora la sacó en conmemoración con los veinte años.

2. Carrie en tutú (Intro)
Este look, que Patricia Field consiguió por 15 dólares, fue refinado luego por el de la segunda película, con la imponente falda de tutú en el mercado de Abu Dhabi y la camiseta –éxito en ventas– de J’ Adore Dior.

3. Miranda en silueta oversize y gorra de béisbol (Temporada dos, episodio uno)
Aunque para su tiempo este atuendo era uno de los típicos looks masculinizados de la abogada, hoy en día es alabado por su silueta y su ensamble. Algo que han rescatado marcas como Vetements, para comenzar.

4. Samantha y su power suit rojo (Sex and the City, la película, 2008)
Nadie como ella para personificar la audacia y la sexualidad de los atuendos con el mejor color, el rojo.


Noticias Relacionadas