Fragmentos de la vida de la pareja de pintores serán reflejados en 60 fotografías. Cortesía
Fragmentos de la vida de la pareja de pintores serán reflejados en 60 fotografías. Cortesía

Tendencias por ACAN-EFE,

Algunos de los momentos claves de la vida de los pintores mexicanos Frida Kahlo y Diego Rivera fueron inmortalizados en una serie de 60 fotografías compiladas en una exposición que abre sus puertas a partir del miércoles en la ciudad brasileña de São Paulo a fragmentos de la intimidad de la pareja.

La boda de los padres de Rivera, la pareja en manifestaciones políticas o, incluso, Frida tendida en la cama con la pierna inmovilizada debido a los dolores que sufría por la poliomielitis, que contrajo cuando era niña, son algunas de las escenas expuestas en la muestra “Frida y Diego, Fragmentos”, inédita en Brasil.

El objetivo de la exposición, según expresó a Efe una de las organizadoras de la muestra, Lucília Guerra, es “rescatar las principales características de dos de los artistas más emblemáticos de la historia de México”. “Es una exposición bastante didáctica.

Las fotos muestran el trayecto histórico de Frida y Diego y también su activismo político, pues eran muy actuantes en un período revolucionario de México”, señaló la coordinadora. Guerra explicó que las fotografías, algunas tomadas en el siglo XIX, pertenecen al acervo personal de las familias de los dos pintores, por lo que pudieran capturar fragmentos de la “vida íntima de la pareja”, así como los momentos compartidos con su círculo más restringido.

Fragmentos de la vida de la pareja de pintores serán reflejados en 60 fotografías expuestas en São Paulo, Brasil.

Si bien la relación sentimental entre Frida y Diego no fuera la más serena —la pareja fue protagonista de un “revoltoso amor”, en las palabras de Guerra—, las cámaras eternizaron la “ternura y el afecto” mutuo que cultivaban uno por el otro. “Las fotos enseñan la ternura, el cariño, el amor medio revoltoso de los dos y explicitan la interdependencia emocional que tenían uno con el otro”, destacó la organizadora. Añadió que la pareja vivía en una “constante desintonía”, pues la relación fue marcada por la continua “superposición de personalidades”.

“Dos personas tan singulares como ellos, juntas… ¡Algo saldría mal! Pero las obras de los dos son el resultado de esa relación tempestuosa”, reflexionó Guerra. Y es que, pese a todas las ambigüedades de su matrimonio, Frida Kahlo es un ícono innegable de la historia mexicana, la “referencia” de una mujer “por delante de su tiempo”, enfatizó Guerra. Autora de unas 200 pinturas, en su mayoría autorretratos, la obra de la artista se centró principalmente en su autobiografía y en su propio sufrimiento.


Noticias Relacionadas