Karla Hernández, Gabriela Moreno y Ángela Reyes. fotos: Melvin Vargas
Karla Hernández, Gabriela Moreno y Ángela Reyes. fotos: Melvin Vargas

MetroMujer, Tendencias por Karen Espinoza /Metro Nicaragua,

Hace cuatro años Ángela María Reyes llegó a un gimnasio de Masatepe, Masaya, con la intención de bajar de peso. Tenía 25 años, era insegura y poco sociable. Al caminar, siempre lo hacía con la mirada en dirección al suelo y una de sus manos ocultas debajo de la camisa.

En una de esas ocasiones conoció a Karla Henández, quien es entrenadora y captaba talento para practicar powerlifting, una disciplina deportiva en la cual se realizan tres ejercicios fundamentales y obligatorios: sentadillas, press de banca y peso muerto. El propósito de Hernández fue retar a Ángela, quien no tiene una de sus manos. “Tenía la idea de meterla en paralímpicos, pero logró superar las barreras”, comenta la entrenadora.

En el momento Ángela dudó, pero luego aceptó. Desde entonces (ya cuatro años) ha cambiado su vida y la de los demás, pues a pesar de su discapacidad ha logrado participar en varias competencias nacionales y la más reciente fue en Costa Rica, donde ganó medalla de plata en la categoría de +84 en el Copa Centroamericana de Powerlifting 2018.

Según Karla Hernández, también de Masatepe, para que esta joven pueda cumplir con los movimientos se han adecuado los agarres, sin embargo, Ángela ha logrado acomodarse y ahora levanta hasta 200 kilos en sentadillas, con vendas y sin ellas (en Costa Rica) fueron 165 en ese mismo movimiento, “Al inicio para mí era complicado acomodarme la pesa, pero conforme fueron pasando los días fui buscando la manera sin que se me escurriera la barra, pero al final, auque me haga sangre y me lastime, lo he hecho bien”, menciona Ángela, quien dice que no se ha escapado de las críticas pero que su familia y amigos le dan ánimos para salir adelante.

Ángela, además de ser parte de la Federación Nicaragüense de Potencia (Fenipo), trabaja un negocio familiar. Mientras Karla Hernández tiene una tienda de ropa, estudia Educación Física en la Unan-Managua y es madre de tres adolescentes.

Perdió a su mamá el día de la competencia

Gabriela Moreno, quien es otra de las nicaragüenses miembro de la Fenipo, entrena desde el 2015 y su primer competencia se realizó en 2016, ese año fue la mejor levantadora en el gimnasio Marlon Zelaya. Su sueño era competir a niver internacional, pero el 10 de septiembre de 2017, día que se desarrollaría la convocatoria nacional para definir al equipo que viajaría a Costa Rica, falleció su mamá.

El powerlifting es una disciplina deportiva en la cual se realizan tres ejercicios fundamentales y obligatorios: sentadillas, press de banca y peso muerto.

“A las dos semanas que mi mamá falleció, yo comencé a llamar a don Óscar (Danilo Matute) y le dije que quería ir, estaba muy mal por mi mamá, pero quería ir y él me dijo que no se podía porque no asistí a la comptencia, fue entonces cuando le mandé videos de mi entrenamiento y le demostré que estaba fuerte y preparada. En enero de este año me confirmó que viajará con el equipo”, recuerda Moreno.

Durante la Copa Centroamericana, Gabriela ganó segundo lugar en la categoría 47 kilos, y ahora espera poder viajar a México, pues cuentan con pocos recursos para participar en el Panamericano de Powerlifting.

Los esfuerzos de esta disciplina

Karla Hernández dice que practicar powerlifting no es nada fácil, pues el entrenamiento se tiene que combinar con dieta de proteína y carbohidrato, además de la disciplina. “Cuando vos tenés una categoría tenés que dar ese peso para mantenerla, y hay muchos que se la han visto difícil porque van pesaditos y deben bajar de peso con ejercicios de cardio. También se tiene que cumplir con las posiciones correctas, de lo contrario, el atleta puede sufrir lesiones graves”, explica.

Una situación a la que se enfrentan las mujeres que practican este deporte es la crítica de los hombres, pues creen que son débiles y no pueden con el peso. “Es un mundo muy difícil porque cuando empecé no tomaban en serio mi entrenamiento, sin embargo, le hemos demostrado que somos fuertes”, asegura Hernández, quien anhela poder viajar a México para dar una buena participación con el nombre de Nicaragua.

La Federación Nicaragüense de Potencia (Fenipo), que también tiene la categoría masculina, tiene sedes en Masaya, Managua, Masatepe, Nueva Guinea, Tipitapa, San Rafael del Sur y otros lugares del país.

Hasta el momento han participado en seis competencias, y en la Copa Centroamericana que se realizó este año en Costa Rica, lograron ocho medallas de oro, 6 de plata y una de bronce. El equipo de atletas está conformado por 15 personas, 8 mujeres y 7 varones.


Noticias Relacionadas

Sebastian Vettel se benefició de las circunstancias inesperadas para imponerse en el primer Gran Premio de la temporada 2018, este domingo en Austral...

por AFP

La pista del antiguo aeródromo en Los Brasiles, asignada por el Gobierno de Nicaragua para que se realicen eventos de automovilismo y motovelocidad, ...

por Alejandro Sánchez S.

Los deportes modernos confirman el rasgo competitivo en nosotros y han proporcionado un foro para los “humanos normales” en el que expresamos nues...

por Dmitry Belyaev /Metro World News