|unsplash
|unsplash

MetroMujer, Tendencias por Andrea Sánchez/ Nueva Mujer,

Cuando pensamos en la ciencia, la tecnología y las matemáticas, pensamos en hombres haciendo grandes avances científicos, poco o nada se sabe del papel de las mujeres quienes poco a poco han logrado tener un lugar en una industria dominada por el sexo masculino.

Los estereotipos de género no se reducen a los colores que debe vestir un hombre y una mujer, también alcanzan a las profesiones.

De acuerdo con una publicación de la Unesco, solo el 28% de los investigadores del mundo son mujeres y de los estudiantes matriculados en la enseñanza de las STEM (las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, por sus siglas en inglés), solo el 35% son mujeres.

“No establecemos cuotas, trabajamos día a día en la reducción de la brecha de género”.

Ante esta situación platicamos con Delfina Grossi, quien es líder del proyecto Women at Google y de las medidas que la compañía está tomando para aumentar la participación de las mujeres en la tecnología.

Google, el cambio inicia desde adentro

Tal como sucede con otras industrias, aún hay mucho por hacer para que las condiciones entre hombres y mujeres alcancen los niveles óptimos. Delfina Grossi señala que en Google a nivel global solo 31% de los empleados son mujeres y en los puestos de tecnología y liderazgo crecieron un punto porcentual en comparación con el año pasado. Afirma que aunque el crecimiento es real, el camino por recorrer es largo.

Google ha sido considerado en más de una ocasión una de las mejores empresas para trabajar. Los cambios para incluir a más mujeres y hacer de esta organización uno de los mejores lugares para desarrollar el talento de las personas ha hecho que comiencen a trabajar en programas para buscar la incorporación de las mujeres a la tecnología.

Delfina señala que Google está cambiando las formas en la que recluta a sus empleados. Tiene políticas influyentes y de igual acceso a las plazas sin importar si se trata de hombres o mujeres “No nos vamos a fijar en las fotos y siempre nos vamos a enfocar en el talento. No necesariamente tenemos nuestras cuotas de manera rígida”, señala.

La especialista señala que para que haya inclusión es necesario crear modelos en los que exista diversidad. “Lo que hacemos es ir a buscar a estudiantes de entornos diversos, de la comunidad LGBT, de realidades socioeconómicas diversas, mostramos nuestra cultura, cómo trabajamos y les hacemos accesible la forma de trabajar en Google”, esto, según Rossi, abre las posibilidades a las mujeres de entrar en el mundo de la tecnología.

28% de los investigadores del mundo son mujeres, según la Unesco.

Google está haciendo un trabajo con la comunidad, está intentando que más mujeres estén en el mundo de la tecnología a través de programas en los que se estimule su acceso a la tecnología. “Tenemos que asegurar que todas las comunidades se beneficien de la web porque está demostrado que más allá de la brecha de género hay una brecha digital”, afirma.

Delfina Rossi es contundente al firmar: “No establecemos cuotas, trabajamos día a día en la reducción de la brecha de género”, fomentan la colaboración de diferentes sectores. Buscan que las mujeres recobren confianza y no están solas. Hay muchas mujeres enfrentándose a desafíos.

Grossi afirma que todo comienza desde adentro, la incorporación de las mujeres a la ciencia tiene que ver con los estereotipos de género, con lo que la sociedad espera que las mujeres sean. El principal reto es romper con el entorno familiar y educativo. Cuando le decimos a las niñas que las ingenierías no son cosa de mujeres, que no son para ti, estamos limitando el potencial.


Noticias Relacionadas