Siempre que la madre y el niño estén bien, incluso los vuelos de largo recorrido son factibles. Aunque lo ideal es que el trayecto no dure más de cuatro horas o que sea con demasiada frecuencia. / Archivo
Siempre que la madre y el niño estén bien, incluso los vuelos de largo recorrido son factibles. Aunque lo ideal es que el trayecto no dure más de cuatro horas o que sea con demasiada frecuencia. / Archivo

MetroMujer, Tendencias por Nueva Mujer,

¿Estás embarazada y quieres o tienes que viajar en avión? Te damos todas las claves para que tu bebé y tú viajéis por el aire cómodos y seguros. Existen muchas preocupaciones y mitos relacionados con el embarazo pero antes que nada, no hay que dejarse llevar por el miedo o lo que digan otros “por experiencia”.

Muchas mujeres mantienen la creencia de que viajar en avión representa un riesgo para el bebé por diferentes cuestiones, desde las máquinas de rayos X que pasas en seguridad, hasta la radiación de volar a grandes altitudes.

La realidad es que todo el tiempo estamos expuestas a la radiación y aunque es cierto que durante el vuelo hay un poco más que en tierra firme, no tiene mucha penetración en el cuerpo, por lo que es es poco probable que cause daño fetal.  Tampoco son peligrosos los escáneres corporales ya que es una cantidad muy pequeña de radiación, según el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología, y el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins.; sin embargo, la información a continuación se proporciona para ayudar a que su viaje sea lo más seguro y cómodo posible.

Siempre que la madre y el niño estén bien, incluso los vuelos de largo recorrido son factibles. Aunque lo ideal es que el trayecto no dure más de cuatro horas o que sea con demasiada frecuencia.

Generalmente es seguro viajar en todo momento durante el embarazo pero el momento ideal es el segundo trimestre pues en la mayoría de los casos, ha pasado las náuseas matutinas del primer trimestre y varias semanas desde la tercera etapa del embarazo, cuando hay demasiada fatiga.

La mayoría de las compañías aéreas ponen restricciones a las embarazadas de más de siete meses para evitar la posibilidad de que el bebé nazca durante el vuelo.

A partir de las 32 semanas de gestación, las aerolíneas exigen un certificado médico que confirme la fase del embarazo y la capacidad de la pasajera para volar. La futura madre debe firmar un documento que exima a la compañía de toda responsabilidad en caso de que surgiera algún problema relacionado con su estado durante el vuelo.

Consejos para el trayecto

-Trata de elegir un asiento con suficiente espacio para tus piernas y de preferencia, junto al pasillo. Así, podrás levantarte siempre que quieras y estirar las piernas. Es recomendable hacerlo cinco minutos cada hora.

-Toma bastante agua, es bueno para el riego sanguíneo y te ayudará a combatir la sequedad ambiental dentro del avión.

-Aprieta y relaja de vez en cuando los dedos de las manos y pies y realiza movimientos de flexión y extensión del tobillo para activar la circulación sanguínea.

-Ponte el cinturón de seguridad por debajo de la pancita, sin que apriete.


Noticias Relacionadas