|ISTOCK
|ISTOCK

Salud, Tendencias por Luz Lancheros | Metro World News,

En 1347, la peste bubónica (en ese tiempo conocida como “La Peste Negra”), mató a un tercio de los europeos. Fueron entre 50 y 80 millones de personas. La gran pandemia fue causada por las pulgas de los roedores que iban en las embarcaciones de Asia hacia Europa. Esto cambió la Historia para siempre.

Pero, ¿es posible que eso vuelva a pasar en pleno siglo XXI? recientemente, en Nuevo México, Arizona, se confirmaron tres casos humanos de la enfermedad. Las pulgas del área dieron positivo en los tests para determinar la bacteria Yersinia Pestis. Asimismo, las autoridades de la zona alertaron sobre la posible epidemia que se podía dar en el área.

Esto prueba que esta enfermedad que parecía tan remota, sigue en activo. Pero, ¿matará como antes? ¿Y qué ha pasado con otras que nos diezmaron en el pasado?

Tuberculosis

Tiene aproximadamente 22 mil años de existencia y durante milenios ha tenido varias mutaciones. Por esta cualidad, desde los años 90 del siglo pasado volvió a ser considerada una pandemia y tuvo dos cepas muy resistentes a los fármacos creados para destruirla. Asimismo, según el informe del año pasado presentado por la OMS, muestra que para 2015 hubo 10,4 millones de casos. Para ese mismo año, 1,4 millones de personas murieron por la enfermedad y gracias a esto, siguió siendo una de las diez principales causas de muerte.

Y aunque hay progresos en cuanto a nuevos productos de diagnóstico, fármacos y vacunas, la investigación contra la enfermedad sigue teniendo un déficit de financiamiento. De hecho, tratarla es caro: los fármacos, más el proceso pueden llegar a costar desde 2.000 hasta 20 mil dólares. Este dura entre 9 y 12 meses.

Cólera

Hay registros desde la antigüedad de esta enfermedad infecto-contagiosa intestinal que ha causado varias pandemias a lo largo de los siglos. Sigue siendo endémica en varios países sobre todo los que no tienen infraestructura y sí deficientes condiciones sanitarias. En 1991 y en 2010, en Haití, hubo dos terribles brotes. El último se produjo en Yemen, en este año, donde van más de 1.300 muertes. A nivel global, según la OMS los casos van desde 1,3 a 4 millones al año y en ese período de tiempo se producen desde 21 mil hasta 143 mil muertes.

La institución asegura que la rehidratación agresiva (por causa de la diarrea, que mata de deshidratación al paciente) es lo más importante para contrarrestarla a través de sueros orales e intravenosos, así como la ingesta de antibióticos. De hecho, así se trata un 80% de los casos.

Fiebre escarlatina

Afecta principalmente a niños entre 5 a 12 años y se contagia por vía respiratoria, provocando fiebre, inflamación y dejando la piel enrojecida (de ahí su nombre). Mató a muchos niños durante siglos y el año pasado se informaron de nuevos brotes en el Reino Unido y Asia. En el primer país, en solo 2015 se registraron 17.586 casos de la infección, en Hong Kong se reportaron más de 5 mil casos y otros 10 mil en China, teniendo en el primer país, 600 casos por semana. Y, aunque ahora se trata con antibióticos no existe una vacuna para prevenirla y a su vez se teme que haya una resistencia de la bacteria que la origina ( Streptococcus pyogenes) a los antibióticos (lo que causaría el aumento de casos). Esto se vio en un estudio publicado en la revista australiana Scientific Reports hace dos años. Lo que está aún en fase de investigación.

Sarampión

Su existencia se registra desde el siglo VIII D.C. y actualmente sigue siendo una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños. De hecho, para 2015, según la OMS, hubo 134.200 muertes por su causa. Sin embargo, la vacunación contra la enfermedad redujo la mortalidad un 79% entre los años 2000 y 2015, evitando 20,3 millones de muertes. Antes de 1980, provocaba 2,6 millones de decesos.

Ahora bien, los nuevos brotes del virus, –que se contagia por vías respiratorias y afecta el resto de órganos–, se han producido algunas veces por las negativas del adulto a cargo para vacunar a los niños. Los brotes de Nigeria e Indiana (en 2000 y 2005 respectivamente) se debieron a esto. De igual modo, la facilidad para movilizarse tampoco ha ayudado mucho. En 2006, 2007 y 2010, hubo casos en Estados Unidos y Argentina causados por personas que viajaron a otros países. Actualmente, el tratamiento se da a base de vitamina A, Paracetamol y vaporizaciones, en caso de no existir complicaciones.

Peste bubónica

Permaneció a través de los siglos, luego de provocar la peor pandemia mundial del siglo XIV, matando a millones. Ahora, entre 2010 y 2015, según la OMS, hubo 3.248 casos en el mundo. 584 personas murieron.

En la actualidad los países más endémicos son Madagascar, la República Democrática del Congo y Perú. De hecho, en 2014 se detectó un brote de peste en Madagascar que mató a 40 personas.

Un año después en Estados Unidos se reportaron 16 casos, 4 de ellos mortales. Si bien no hay vacuna, la población afectada debe ser aislada, así como los pacientes, que deben ser tratados con antibióticos y asistencia respiratoria.

Entrevista con Muriel Ramírez Santana

Presidenta Sociedad Chilena Epidemiología 

¿Por qué estas enfermedades siguen entre nosotros a pesar de que creímos que ya se habían erradicado?

Lo que pasa es que en el caso de la peste bubónica, o llamada peste negra, la bacteria que produce la enfermedad puede continuar sobreviviendo en animales y en este caso, esa bacteria es transmitida por las pulgas de las ratas. Entonces, existiendo la bacteria en estos animales y al entrar estos en contacto con las personas, la pulga transmite la enfermedad desde la rata hasta la persona y por eso es muy difícil erradicar estas enfermedades que son zoonóticas y que tienen relación con los problemas de saneamiento básico que existen en los lugares. Recuerdo haber visto este tipo de brotes en algunos lugares de África. Estos son lugares que tienen problemas de saneamiento y la persona además tiene contacto con animales que tienen estos parásitos portadores de las bacterias.

¿Estas enfermedades pueden matar como en el pasado?

Lo que hay que garantizar es un diagnóstico adecuado y precoz, y dar acceso a tratamiento adecuado con los medicamentos en los esquemas que la OMS tiene recomendados para este efecto.
Viajamos más, nos movemos más y en el 2003 con el SARS (síndrome respiratorio agudo grave) hubo una epidemia. ¿Puede que esto cause una pandemia como en el pasado?

Eso va a depender de la efectividad que tengan los sistemas de salud de vigilancia sanitaria para poder detectar casos y poder tratarlos adecuadamente. Aquellas enfermedades que no tienen tratamiento son más peligrosas de alguna manera: en ese sentido tenemos los casos de varias zoonosis, como la gripe aviar y la gripe porcina. Ahí se puede demorar mucho la vigilancia y el tratamiento no es tan efectivo porque son virus. Entonces, en ese caso, se puede dar una pandemia.


Noticias Relacionadas