|Istock
|Istock

MetroMujer, Tendencias por Andrea Sánchez ,

Tener tu propio negocio, ser tu jefe y no tener que depender de las decisiones suena como algo atractivo ante el panorama actual. Según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), aún hay muchas barreras para la incorporación de las mujeres al mercado laboral.

Según este organismo, hay un aumento de la participación para las mujeres con un 56% contra un 81% de los hombres, lo cual pone un foco rojo pues en la región, países como México, Chile y Costa Rica presentan las diferencias más alarmantes.

La Cepal indica que “la habilidad emprendedora consiste en la capacidad de una persona de identificar y aprovechar oportunidades que le permitan iniciar un emprendimiento. La o el
fundador de un emprendimiento lleva a cabo sus iniciativas haciendo uso de su conocimiento, experiencia, red de contactos, recursos económicos u otros activos necesarios, ya sea que estén bajo su control o tenga que acceder a ellos por otros medios”.

“Yo buscaba ser mi propio jefe y ofrecer un servicio que tuviera una contribución positiva en la vida de las personas, desde el ámbito del bienestar”.

En este contexto realizamos a Maricela Hernández, franquiciataria de Orangetheory FITNESS México, quien decidió emprender siguiendo un modelo diferente que le ha sido enriquecedor y productivo.

¿Cómo fue el momento en el que decidiste que ya no querías formar parte de una empresa y crear tu propio negocio?

– En la industria donde me encontraba, me encargaba de la distribución de contenido para tele-visión de paga, por lo que, cuando entró la competencia de empresas de entretenimiento que ofrecen streaming a través de plataformas digitales, cambiaron muchas cosas. Este fue el parteaguas que me llevó a emprender mi propio negocio.

Yo buscaba ser mi propio jefe y ofrecer un servicio que tuviera una contribución positiva en la vida de las personas, desde el ámbito del bienestar. Fue así cómo llegué a Orangetheory FITNESS, el cual tiene una propuesta de salud diferente, partiendo de un sistema de intervalos de ritmo cardíaco, avalado por la ciencia del consumo de oxígeno durante el posentrenamiento, el cual genera el After Burn. Esto se traduce en mayor ener-gía, tonificación visible y aceleración del metabolismo. Me encanta el sistema, porque los socios ven resultados palpables en su salud, rendimiento y en su figura. Esa oportunidad de mejoras en la salud, es lo que yo quería traer a México.

¿Cuáles fueron los retos a los que te enfrentaste?

– Maximizar el compromiso de nuestros socios, este es un reto constante. Nuestro objetivo es lograr que los clientes se comprometan, son sus metas disciplinadamente. Lograrlo garantiza que sentirán y verán sus resultados palpables.Mantenemos un programa de monitoreo de asistencia semanal y también lanzamos constantemente dinámicas, talleres y retos divertidos donde premiamos la tenacidad y los resultados.

Ser mujer no es una limitante

¿En algún momento sentiste que ser mujer te limitó?

– Cuando eres una persona muy joven, tienes que demostrar que estás preparada, que tienes visión, ambición y ganas de hacer cambios y eso le cuesta más trabajo a una mujer que a un hombre. Por ello hay que perseverar y luchar el doble de fuerte para demostrar de qué estás hecha.

¿Cómo fue tu proceso? ¿Alguna vez sentiste que no podrías?

– A veces es agotador cuando tienes que atender muchos temas; cuando haces algo por primera vez, a veces cometes err-ores y tienes que ajustar procesos. Cuando te enfocas en buscar cómo mejorar las cosas es positivo y debes ser minuciosa para tener resultados palpables, pero puede ser abrumador porque no tienes las respuestas a la mano, es siempre estar intentando hasta lograr los frutos esperados.

¿Cuál sería tu consejo para las mujeres que están emprendiendo?

– Tener mucho entusiasmo y energía, porque, aunque planees con tiempo y tengas distintos escenarios optimistas o no, debes estar preparada para las cosas que no siempre salgan como las visualizaste. Además, no dejes de disfrutar los logros que consigues y mantener la calma ante las vicisitudes que enfrentes, siempre estando pendiente de lo que sucede para ir ajustando los planes.

Nueva Mujer.


Noticias Relacionadas