¿Por qué sueñas con el número 17? / Cortesía
¿Por qué sueñas con el número 17? / Cortesía

Estilo de Vida, Tendencias por Metro Internacional,

Cuando sueñas con un número concreto es normal que te despiertes inquieta pensando en si su significado tiene mucha importancia o ha sido algo casual. Los sueños nunca ocurren por casualidad, lo que no quiere decir que el número que sueñas vaya a cambiarte la vida, especialmente si estás pensando en la lotería. Los sueños de números no son premoniciones, pero contienen información de interés.

¿Por qué sueñas con el número 17?

En el caso de soñar con el número 17 se entiende que es un sueño lleno de optimismo y de esperanza. Es uno de los sueños más positivos que puedes tener porque te llena de energía y de ilusión. Piensa en ese café de la mañana que te pone las pilas y te reactiva, porque soñar con el 17 produce el mismo efecto.

Esto ocurre porque el número 17 simboliza la inmortalidad. ¿Quiere esto decir que nunca vas a morir? Obviamente no. Pero piensa, ¿qué es lo más parecido a ser inmortal? Tener un poder inmenso, creer en ti misma y vivir feliz. Ese es el mejor legado de inmortalidad. Y ahora lo tienes en tu mano.

Soñar con el número 17 no te va a hacer feliz, eso lo tienes que conseguir por ti misma. La función del sueño es hacerte ver que estás en tu mejor momento para conseguir el éxito, para lograr tus sueños y para poner en marcha todos esos proyectos que tienes en mente. Porque lo que sí te da tu sueño es una esperanza renovada y la creencia de que todo es posible.


Noticias Relacionadas

Ya les he compartido cómo el 2017 inició siendo un año lleno de ideas claras, de cómo quería lograr mis metas pendientes. Enero fue el mes de la ...

por Lyhelis Torres

Estoy a unos días de cumplir años y no sé si les pasa, pero a una le da por hacer “evaluación al desempeño”, “medición de indicadores” y...

por Lyhelis Torres

Tus Metas: Esta época en que para renovarnos es crucial unificar lo nuevo y lo viejo, tomando por supuesto de cada cosa lo mejor, y echando afuera de...

por Sheyla Palacios