La inactividad física también aumenta las posibilidades de sufrir depresión y ansiedad. |Istockphoto
La inactividad física también aumenta las posibilidades de sufrir depresión y ansiedad. |Istockphoto

MetroMujer, Tendencias por Dayana Alvino,

Durante años se ha analizado el impacto del sedentarismo en la salud. Hoy se sabe que representa un factor de riesgo elevado para detonar diversas enfermedades y que, incluso, aunado a otras complicaciones, puede ocasionar la muerte.

A nivel Lationoamérica, se sabe que los mexicanos pasan en promedio seis horas diarias sentados, situación que ha repercutido en el aumento de peso de la población.

En entrevista con nuevamujer.com, Verónica Sánchez, médico de la actividad física y deportiva del Centro de Nutrición y Obesidad ABC del Centro Médico ABC, reveló que las mujeres son las que más tiempo pasan sentadas. “Es un comportamiento que se da desde la infancia. Los niños tienden a permanecer más en movimiento que las niñas, y es algo que continúa hasta la vida adulta”.

Dicha situación vuelve al género femenino más propenso a sufrir ciertas afectaciones.

Los riesgos
Pasar muchas horas sentados son diversos. Los expertos en salud suelen dividirlos y explicarlos con base a la forma en que pueden afectar el corazón, el cerebro, los huesos y la estabilidad emocional. Sánchez señala que incluso pueden incrementar el riesgo de padecer cierto tipos de cáncer.

A nivel cerebral, el sedentarismo afecta negativamente el funcionamiento de un grupo importante de neuronas y las deja inactivas. Sánchez explica que esto puede ocasionar que las personas desarrollen enfermedades como alzhéimer y párkinson.

La inactividad física también aumenta las posibilidades de sufrir depresión y ansiedad: “Hay estudios que demuestran que se incrementa la frecuencia de suicidios. Esto se debe a que pasar demasiado tiempo sentado provoca desbalances en la liberación química de neurotransmisores placenteros, como las endorfinas (hormonas de la felicidad)”.

En lo que se refiere al corazón, Sánchez subraya que el sedentarismo aumenta el riesgo de sufrir infartos, hipertensión arterial y enfermedad arterial periférica. De igual forma este comportamiento también es una de las causas comprobadas para el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, como el de mama, riñón, colon e hígado.

El sedentarismo es dos veces más riesgoso que fumar y anualmente ocasiona 3,2 millones de muertes a nivel mundial.

“La obesidad produce una enfermedad inflamatoria de bajo grado, es decir, debido a que se acumula grasa a nivel abdominal se produce inflamación en el cuerpo, lo que incrementa el riesgo sufrir enfermedades crónicas. La fisiopatología de la inactividad empieza por la misma vía: la postración genera que se almacene grasa en el abdomen y esta aumenta el riesgo de los padecimientos antes mencionados”.

Por otra parte, pasar más de seis horas sentados también provoca un ‘silencio’ muscular. En palabras simples, no hay actividad eléctrica (ni siquiera para mantenernos erguidos) lo que ocasiona la muerte de las células musculares, lo que a su vez provoca la pérdida de densidad ósea. Todo esto conlleva al desarrollo de osteoporosis y sarcopenia (tener masa muscular por debajo de lo saludable).

Glúteos sin tonicidad
El ‘silencio’ muscular también tiene un impacto en los glúteos, ya que estos pierden tonicidad y lucen caídos. Otra de las repercusiones tiene lugar en las piernas con la aparición de las várices.

Pasar mucho tiempo sentados evita que funcione el mecanismo de bombeo de los músculos gemelos, ubicados en las piernas, que es el que ayuda a la sangre a regresar al corazón. “La sangre se queda estancada a nivel de las extremidades inferiores y comienza a desarrollarse fragilidad venosa”, apunta la experta.

La doctora Sánchez también advierte que está comprobado que aquellas personas que hacen ejercicio de forma habitual a cierta hora del día, pero que pasan mucho tiempo sentados el resto de la jornada tienen un peor estado de salud que aquellas que jamás pisan un gimnasio, pero sí están activos.

“Los efectos nocivos del sedentarismo no se pueden evitar con el hecho de que hagamos una hora de actividad física”, puntualiza.

¿Eres sedentaria?
La forma más sencilla de saber si eres una persona sedentaria es respondiendo dos sencillas preguntas: ¿Pasas más de seis horas continuas sentada? ¿Caminas menos de 10 mil pasos al día? Si la respuesta a estas cuestiones es sí, eres una persona sedentaria.

Finalmente, Verónica Sánchez, médico de la actividad física y deportiva del Centro de Nutrición y Obesidad ABC del Centro Médico ABC puntualiza que para contrarrestar los daños ocasionados por el sedentarismo es necesario que por cada hora que pases sentada, te levantes un minuto para poner tu cuerpo en movimiento. Puedes ir al baño, caminar por los alrededores de tu lugar o salir de la oficina.

Además de ello, también es necesario que en el tiempo que pases sentada realices ciertos ‘movimientos de silla’ para activar tu cuerpo.

Dentro de la gama de ejercicios que puedes realizar están: levantar las puntas y talones de los pies, abrir y cerrar las piernas, marchar sentada, contraer el abdomen, hacer contracciones con los muslos (colocando una pelota en medio y apretándola. Lo ideal es que realices uno de estos movimientos durante un minuto cada hora.

De igual manera, procura caminar 10.000 o más pasos diarios y hacer al menos media hora de actividad física.


Noticias Relacionadas

Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México desarrollaron vacunas personalizadas a partir de los pólenes de mayor frecuencia en...

por EFE

El Mapa de Padecimientos del Ministerio de Salud, el cual se publicó a inicios de esta semana reveló que en 2018 hubo un total de 22.890 decesos a n...

por Humberto Galo Romero