Franklin Muñoz (derecha) antes de crear ThinkFit. Cortesía
Franklin Muñoz (derecha) antes de crear ThinkFit. Cortesía

Salud, Tendencias por Karen Espinoza,

El problema de la obesidad es una realidad que vivió por 12 años Franklin Muñoz, de 35 años. Durante todo ese tiempo intentó bajar de peso con 18 horas de ejercicios a la semana que solo le dejaban como resultado tres libras menos al mes. El cambio inició cuando —en una boda— platicó con una persona que había perdido 200 libras.

La clave fue la alimentación y era lo que Muñoz no estaba poniendo en práctica.

Una historia de la que muchos podrán aprender.

“Pensé que tener un cuerpo atlético solo se conseguía con ejercicios. Llegué a pesar hasta 290 libras, que no se notaba mucho por mi altura; pero según la tabla de peso, yo clasificaba en obesidad mórbida”, comentó. Su último intento fue cuando tenía 33 años, luego de escuchar a Alexander Gómez, quien le dijo que comer bien no era matarse de hambre. Siguió su lucha no por vanidad, sino por salud.

“Yo hice el cambio en mi alimentación y desde el primer día noté el cambio. El primer mes bajé 12 libras y en cinco meses ya tenía 70 libras menos. En ese momento me di cuenta que nunca había sido la falta de ejercicios lo que me estaba engordando, sino todo lo que había comido desde pequeño. Yo me preguntaba por qué subía de peso y mi hermano no, cuando ambos nos alimentabamos igual. Y es que no sabía que existen tres tipos de cuerpos en el mundo”, mencionó Muñoz.

Los beneficios de comer sano
Cuando este joven, arquitecto de profesión, se dio cuenta de los beneficios de comer sano, también reflexionó que muchas personas, aunque estén delgadas, no es sinónimo de buena salud, incluso descubrió que por esos malos hábitos muchos no logran conseguir el cuerpo deseado. En ese momento nació el proyecto ThinkFit, una comunidad donde todos persiguen el mismo objetivo.

 

ThinkFit promueve una vida saludable. Orlando Valenzuela

 

“En ThinkFit te enseñamos a cambiar tus hábitos alimenticios, que implica una selección adecuada de tus comidas y aprovechar lo que podés consumir más. Nosotros brindamos una charla y han venido hasta niños, luego tenemos planes de seguimientos y la gente nos ha demostrado lo resultados. Que son impresionantes”, explicó.

Las charlas y planes de seguimiento
Si estás interesado en recibir esta charla, podés buscar a ThinkFit (@thinkfitNic) en Facebook y escribirles para informarte de los horarios de las charlas y planes de seguimiento. Recordá que no es una dieta, es un estilo de vida saludable que te durará toda la vida.

No es una dieta, es un estilo de vida que las personas aprenderán. “Es que la clave es aprender qué comer y esto lo podrán adecuar también a su presupuesto. Hay que recordar que no es una dieta, así que no se estarán castigando, te mostramos las opciones y cambiará su vida”, apuntó Muñoz, agregando que el cuerpo en tan solo 21 días para acostumbrarse a estos nuevos hábitos alimenticios.


Noticias Relacionadas