Internet
Internet

Salud, Tendencias por Nohelia Gutiérrez Loáisiga,

De acuerdo con la estadísticas de la OMS (Organización Mundial de la Salud) se estima que del 2% al 4% de la población mundial pueden presentar aneurisma cerebral y aproximadamente 10 casos de cada 100 mil habitantes por año pueden presentar hemorragia subaracnoidea por una ruptura de aneurisma y de estas aproximadamente el 15% al 20% de los casos que presentan hemorragia subaracnoidea mueren antes de recibir atención médica y en cuanto aquellos que llegan con vida a una unidad hospitalaria la tasa de mortalidad a 30 días es del 50%

Según el Dr. Erwin Rayo López, neurocirujano endovascular del Centro de Neurociencia del Hospital Vivian Pellas, los aneurismas cerebrales son dilataciones de las arterias que pueden tomar diferentes formas y tamaños. Generalmente ocurren en las bifurcaciones de las arterias y su formación se debe a una debilidad en la pared arterial, que con el golpe continuo del flujo sanguíneo esta dilatación crece en volumen, y su pared se va poniendo más delgada, deformándose y volviéndose traslucida. El aumento en la presión arterial puede causar la ruptura del aneurisma y permitir escape de sangre dentro del espacio alrededor del cerebro provocando una hemorragia subaracnoidea o dentro de cualquier compartimiento intracraneal.

“Si aplicamos este indicador en Nicaragua, cuya población es un poco mayor a seis millones, se puede obtener un número aproximado de 240 mil nicaragüenses con aneurisma existente y 600 casos de aneurismas roto durante un año”, añadió el Dr. Rayo

El doctor Erwin Rayo López nos explicó, cómo identificar los factores de riesgos, síntomas, prevención y procedimientos que se aplican para tratar los aneurismas cerebrales.

Síntomas
Cuando un aneurisma cerebral se rompe se manifiesta con síntomas agudos principalmente: dolor de cabeza intenso, náuseas, vómitos, mareos, visión borrosa, dificultad para caminar, debilidad en los miembros tanto superiores como inferiores, sensibilidad a la luz, parpado caído, crisis convulsiva o simplemente se puede presentar como dolor de cabeza asociado a la dificultad de concentración y rigidez dolorosa del cuello. Si presenta uno o varios de estos síntomas la persona debe buscar asistencia médica lo antes posible.

En relación a los aneurismas no rotos casi siempre las personas no muestran síntomas algunos, sin embargo, cuando los aneurismas son de gran tamaño pueden presionar el cerebro a los nervios y ocasionar diferentes signos neurológicos. Aunque los aneurismas rotos son poco frecuentes, representan una condición seria asociada con alta mortalidad y morbilidad aproximadamente en un 50% a 70%, respectivamente.

En este sentido el Hospital Vivian Pellas, cuenta con un moderno Centro de Neurociencias, el cual proporciona cuidados integrales y de excelencia de forma estandarizada, de acuerdo con guías internacionales a todos los pacientes con diagnóstico neurológico, neuroquirúrgico y psiquiátrico. La atención es brindada por un equipo profesional multidisciplinario, en un ambiente seguro y con tecnología de punta.


Noticias Relacionadas