Tendencias por Luz Lancheros ,

Presentamos un resumen de pasarelas, looks y accesorios que se hicieron virales en redes sociales.

De lo conceptual e identitario al revival reinventado a estos tiempos. Así se podrían definir las pasarelas de Londres y Milán, previo al cierre de la Semana de la Moda de París. En Londres se muestra toda la explosión creativa y en Milán, revivals y fórmulas que han situado a la capital y a Italia como una de las grandes potencias en moda internacional.

Metro examina las seis pasarelas más destacadas, una selección de accesorios y looks que llamaron la atención en la web.

Gucci (Milán)

Alessandro Michele ha llevado a Gucci a ser la marca que mejor se ajusta al mundo digital, al mezclar referencias culturales y por ser, a su vez, pródigo en detalles de los ensambles que construye. Las referencias pop, el retorno dramático hacia los 80, el tweed, las joyas maxi, los puños en piel, estampados, serpientes y los logos de la marca en cinturones (entre otros muchos accesorios geométricos e hiperbólicos) hacen parte del imaginario que ha repuntado a la marca como una de las más seguidas en la atmósfera instagramera.

Los brocados, el brillo y el ‘geek chic’ también se reinterpretan con looks oversized para hacer de la propuesta una de las más deseadas.

Dolce & Gabbana (Milán)

Esta vez, la marca sacó a los millennials y youtubers de la pasarela y volvió a las modelos. Retomó uno de los elementos más distintivos de su universo: el negro siciliano a través de transparencias, corsés y pequeños accesorios que destacan como puntos focales. Asimismo, el estampado sobre estampado, de cartas, fauna y otros elementos muestra la exuberancia (una vez más) a la que estamos acostumbrados, todo esto combinado con pedrería y brillo.

 

Otra marca creada para lo digital. Getty Images

Versace (Milán)

Aparte del fabuloso cierre a cargo de las supermodelos de la era dorada de Gianni, la marca en manos de Donatella es fuerte al volver a la fastuosidad noventera que hizo que esta pasara a la historia. Los estampados barrocos y clásicos, combinados con animal print, las siluetas marcadas en la cintura y claramente, siluetas un poco más contemporáneas, pero que transmiten la esencia maximalista de su creador. Hay looks más masculinizados (y menos sexuales, como en los orígenes), pero que rescatan el ‘empowerment’ femenino a través de lo llamativo, símbolo indiscutible de la marca.

Burberry (Londres)

Identidad británica a todo dar, con soundtrack de los Pet Shop Boys y también un revival con las cosas que hicieron tan recordada a la marca en los años 90, a través de la estética “chav” de Londres. Christopher Bailey le hace un homenaje al “working class hero” usando su estampado característico y también lo hace a través de las gorras, las transparencias, el teijido de punto, el impermeable y las piezas oversized.

 

Christopher Kane (Londres)

La atmósfera de ama de casa y el ‘sex shop’ se torna satírica a través del neorromanticismo casi ñoño de comienzos de los 80 y de piezas plásticas que no necesariamente son de líneas limpias ni minimalistas, sino que todo lo contrario. Piezas con cutouts imposibles, siluetas deconstruidas y oversized, boleros y materiales superpuestos son lo que predominan en una pasarela donde prima el homenaje hacia el “feísmo”, que tanto ha sabido capitalizar el diseñador británico (por ejemplo, con sus crocs con pedrería y sus zapatos con añadidos de espuma).

Roksanda (Londres)

Una colección arquitectónica que no se decanta por lo exuberante, sino por la belleza de las piezas a través de gráficos y de volúmenes en mangas y otras partes de la silueta femenina y, también a través de drapeados. Materiales como el satín y los estampados contrastan con acentos en la cintura con piezas elaboradas geométricamente.

..


Noticias Relacionadas