/Archivo
/Archivo

Estilo de Vida, Tendencias por Metro World News,

En la década de 1920, la estilista francesa Coco Chanel rompió con los paradigmas al empezar a usar ropa clasificada como masculina en la época, como los pantalones. Actualmente, los pantalones se utilizan tanto por hombres como por mujeres.

Lo que Chanel comenzó décadas atrás acabó dando origen a un movimiento llamado de moda “genderless”, también conocido como “agender”, agénero o incluso unisex. Es decir, una moda que puede ser usada por cualquier persona, independiente del género.

En la moda de género, las piezas son para todos, entonces usted abre el abanico de cómo la gente va a usarlas, no limita una ropa a un tipo de cuerpo o a un solo género. Esto trae una reflexión importante sobre imposiciones sociales de lo que es considerado típicamente masculino y típicamente femenino, y sobre inclusión”, plantea la coordinadora del curso de Tecnología en Diseño de Moda de la Universidad brasileña Estadio de Sá, Paula Akita

Para la publicitaria y estudiante de moda Gabrielly Küster, que posee una marca en línea de moda de género llamada Vel, la idea es ser más libre y romper con estereotipos. “El estilo de ropa que usas generalmente declara donde vives, qué haces de la vida, tu orientación sexual. En la teoría, la ropa ‘agender’ no evidencia eso porque es para todo el mundo y cualquiera. Permite que usted construya su identidad. Pero existe un prejuicio”.

Ella relata haber sufrido bullying debido a su estilo cuando estaba en la escuela. “Fue difícil, pero yo no tenía vergüenza. No iba a cambiar mi estilo a causa de eso”. Hoy, ella dice que no le incomoda más, pero resalta que las miradas de reprobación todavía existen.

Paula explica que el prejuicio ocurre porque las personas no son respetadas en sus individualidades. “El mercado actual de moda se dirige hacia un público genérico: o usted viste ropas de hombre o de mujer. Así que sorprende una moda —y gente— que va más allá de esas cajitas”. Ella también cree que el prejuicio está ligado a la influencia de la comunidad LGBT en la moda de “agender”, porque es un grupo que “se atreve a romper con los patrones”.

En el mercado

Por suerte, dice Paula, la inserción de la moda “genderless” en el mercado viene creciendo. “Nombres como Giorgio Armani, Ralph Lauren, Yves Saint Laurent, contribuyeron mucho. Hoy esta moda es más frecuente, especialmente en el mercado de ropa infantil. Algunas marcas decidieron apostar en piezas sin distinción, porque los niños no tienen la cuestión del género tan clara, somos nosotros los que les pasamos eso a ellos”.

Lo mismo no se puede decir sobre el mercado adulto, que aún no se ha embarcado totalmente en la tendencia. Es por eso que Gabrielly elige confeccionar sus propias ropas. “Casi el 70% de mi armario es lo que yo hice”. El resto está compuesto por ropas de las marcas brasileñas Sem Freio y Beira, sus favoritas, y algunos artículos de tiendas más populares, como Forever 21.

Calzado sin género

La moda “agender” también incluye zapatos. Gabrielly cita como ejemplo a Melissa, marca de zapatos hechos de plástico, tradicionalmente para mujeres, pero que viene atrayendo a hombres y adeptos del “genderless”, en general.

Pero existen otras marcas que ya nacieron con la propuesta de ser “agender”, como es el caso de Diem. Su fundador, Carlos Castro, dice haber creado la marca por haber visto una falla en el mercado. “Empecé a percibir a mujeres que querían usar zapatos un poco más masculinos y hombres que querían usar zapatos más delicados, y el mercado brasileño no ofrecía nada de eso. Nuestro mercado de zapatos es muy conservador”.

Para él, la marca es para quien se cansó de rótulos. “Ya hay mucha gente que no hace más la distinción entre la moda masculina y femenina —y no tiene qué hacer—”.

Una de las diferencias de Diem, que forma parte de su propuesta de género, es ofrecer todos los modelos en todos los tamaños. La marca también se propone utilizar materiales diferentes, como caucho y neopreno (material usado en trajes de buceo) para hacer relecturas de modelos clásicos de zapatos, como el mocasín.


Noticias Relacionadas