Activistas encienden veladores durante la Hora del Planeta frente al Ángel de la Independencia, en Ciudad de México /EFE
Activistas encienden veladores durante la Hora del Planeta frente al Ángel de la Independencia, en Ciudad de México /EFE

Tendencias por Agencias,

El Cristo Redentor en Río de Janeiro, el Empire State Building y la sede de la ONU en Nueva York se unieron el sábado a otros edificios y monumentos icónicos del mundo y apagaron sus luces durante una hora con el fin de llamar la atención sobre el cambio climático.

La Torre Eiffel, el Kremlin, la Acrópolis de Atenas y la Ópera de Sídney también se quedaron en la oscuridad durante 60 minutos en esta campaña llamada la Hora del Planeta, en la que participaron millones de personas en 187 países y territorios.

Surgió en Australia

Nacida en Sídney, esta iniciativa creció hasta convertirse en una campaña ambiental mundial que se celebra en todos los continentes. La primera edición tuvo lugar en la capital australiana, recordó la ONG ecologista Fondo Mundial por la Naturaleza (WWF), organizadora del evento.

“Lanzamos la Hora del Planeta en 2007 para mostrar a los dirigentes que los ciudadanos se preocupaban por el cambio climático” causado por la combustión del carbón, el petróleo y los gases de los automóviles y plantas de energía, indicó Siddarth Das, director de la iniciativa.

“Ese momento simbólico es ahora un movimiento mundial”, añadió.

En Sídney muchos edificios del puerto apagaron sus luces durante una hora desde las 8:30 de la noche hora local, marcando el comienzo de la acción en todo el mundo.

Tras Australia, las luces fueron extinguiéndose a través de Asia, donde el skyline de Hong Kong se oscureció, mientras que en la pagoda más sagrada de Birmania, Shwedagon, 10.000 lámparas de aceite se encendieron para brillar por la Hora del Planeta. En Pekín, la sede de la televisión china también se quedó a oscuras.

En París, Londres y Berlín

En París, la Torre Eiffel se oscureció durante 5 minutos en presencia de campeones deportivos, embajadores de la candidatura de la capital francesa para los Juegos Olímpicos de 2024.

El Big Ben de Londres, las Cámaras de los Lores y el enorme London Eye también se apagaron, además de otros 270 sitios británicos.

En Alemania, se unieron unas 300 ciudades como Berlín, donde la célebre Puerta de Brandenburgo se oscureció, o Colonia, donde su emblemática catedral también quedó a oscuras.

En Singapur, sedes de más de 200 organizaciones, incluyendo los edificios del icónico skyline de la ciudad-Estado apagaron sus luces para la ocasión y miles de personas participaron en una “carrera sustentable” por el planeta.

Las casas y las oficinas también fueron invitadas a participar y los individuos podrían comprometerse con la causa a través de Facebook.
Este año, WWF quería aprovechar la Hora del Planeta en todo el mundo para resaltar las cuestiones climáticas más relevantes en cada país.

Cambios de estilo de vida

En África, el foco estuvo puesto en la energía renovable, mientras que en China WWF dijo estar trabajando con las empresas para incentivar un cambio hacia estilos de vida más sustentables.

El cambio climático se está acelerando bajo el impacto de los gases de efecto invernadero, generados sobre todo por la combustión de energías fósiles como el gas, el carbón y el petróleo.

El 2016 fue el año más cálido jamás constatado en el planeta desde que se empezaron a registrar los datos en 1880, y el mercurio marcó el tercer récord consecutivo anual.

Poder en redes sociales

La Hora del Planeta, la mayor iniciativa global contra el cambio climático, se celebró con una cifra récord con más de 3.000 monumentos y edificios emblemáticos que apagaron sus luces durante 60 minutos.

La WWF, organizadora de la iniciativa, informó en un comunicado que la Hora del Planeta generó más de 1.100 millones de visionados en las redes sociales en 24 horas, mientras que fue tendencia en al menos 30 países.

WWF recordó que la acción que cumplió este año su décimo aniversario, es más necesaria que nunca.

“Una vez más, la gente ha hablado a través de la Hora del Planeta. Estés en Filipinas, Perú o Portugal, el cambio climático importa y la participación récord este año es un potente recordatorio de que la gente, que está en lavanguardia del cambio climático, quiere formar parte de la acción”, dijo Sid Das, director de la iniciativa.


Noticias Relacionadas