/EFE
/EFE

Tendencias por EFE,

Exigencia, motivación, esfuerzo y espíritu de superación son algunos de los valores que se vieron en Samsung EGO que cierra la 65 edición de la pasarela madrileña, en la que  se disfrutaron colecciones creativas y trabajos maduros como el presentado por Juan Carlos Pajares.

“Mi colección tiene la misión de educar y despertar la conciencia al consumidor para que realice un consumo ético y con sello español”, explicó hoy a Efe Juan Carlos Pajares diseñador favorito de actrices, cantantes y “celebrities” como Conchita Wurst o Marta Sánchez.

Tras conquistar los “street styles” de semanas de la moda como Nueva York, Dubai, Milán o París, Parajes sueña con desfilar también en Nueva York.

Una “ciudad que, por el momento, me acoge bien, allí tengo dos puntos de venta”, aseguró Pajares, que hoy logró el premio Mercedes Benz Fashion Talent, que permite al diseñador desfilar en otra pasarela internacional.

Además se dijo “muy contento” con el recibimiento de estilistas y editoras de moda en las ciudad de los rascacielos.

 Mientras llega ese momento, Pajares dio tienda suelta a su creatividad y subió a la pasarela de Madrid una costura impecable, madura y responsable.

“Mi filosofía es hacer prendas buenas, con materiales cien por cien españoles”, añadió Pajares, quien ha presentado una fabulosa cazadora “bomber” convertida en vestido o un sastre con mangas abullonadas.

Antes, las georgianas Blikvanger presentaron una propuesta cargada de color, aire deportivo y referencias a las décadas de los ochenta y noventa.

Detrás de Blikvanger están Ani y Anka, dos jóvenes que se conocieron en Benext International Fashion Design Contest, en el que ambas fueron premiadas con un máster en diseño de moda y tres meses de prácticas en Milán. La convivencia allí fue clave para el nacimiento de Blikvanger, que ha desfilado en Madrid gracias al programa de intercambio que ofrece Mercedes-Benz.

Inspirándose en la gente de la calle, las georgianas presentaron prendas audaces, con brillo y purpurina, piezas divertidas ideadas para una mujer moderna, con ganas de romper.

 Si la firma Existence Research Program presentó una colección vibrante, perfecta y muy bien cosida en colores neutros y acabados deportivos, la exatleta Adriana Cagigas, diseñadora de la firma Threeones, debutó en Samsung EGO con un trabajo “unisex” muy personal en que ha conseguido la belleza a través de la imperfección.

Sin embargo, Outsiders apostó por la atemporalidad con coloristas quimonos, mientras que Rocío LaSeca se inspiró en el rock británico de The Who para coser una serie de prendas de seda con estampación floral en las que sobresalían los volantes.

Marlina Pradsot debutó sobre la pasarela con Marca Blanca, un trabajo que busca “la humanización de los cánones de belleza”.

Las asimetrías, deformaciones y superposiciones caracterizaron sus prendas, construidas en materiales propios del revestimiento, como la guata, y en blancos rotos, que simbolizan la naturalidad de los defectos.

La “txalaparta”, un instrumento de percusión del País Vasco, norte de España, ha inspirado “Sinestesia”, propuesta de Nacho Costa en la que las prendas siguen líneas puras y geométricas, además de mezclarse con lana o fibras de madera que ofrecen un resultado rústico.

“Integración” fue la apuesta de María Magdalena, diseñadora que jugó con la estética de finales de los noventa, para realizar piezas espontáneas como pantalones de pana anchos o vestidos muy ceñidos drapeados.

Para su tercer desfile en Samsung EGO, Anaí Rodríguez  preparó una serie de vestidos vaporosos con mucho vuelo y estampados hechos a mano por ella misma que después ha digitalizado.

La propuesta de Wellness, firma bajo el paraguas del Premio Samsung EGO Innovation Project, ha mostrado prendas con “chips” integrados que permiten al usuario escuchar música, ver vídeos e incluso vivir experiencias 3D.


Noticias Relacionadas