/Archivo
/Archivo

Tendencias por Metro Internacional,

Si alguna vez tuviste la etapa de salir de fiesta hasta altas horas de la madrugada, entonces es casi seguro que hiciste alguna parada en puestos de comida en la calle o que incluso saqueaste el refrigerador entero de tu casa. Para esto, hay una explicación bastante lógica, pues resulta que la comida en realidad sabe mejor cuando estás ebrio.

El Departamento de Medicina de la Universidad de Indiana descubrió que el sentido del olfato se agudiza con un par de copas encima, ya que tu cerebro se vuelve más sensible a los impulsos olfativos, y no es un secreto que gran parte del disfrute de la comida se lleva a cabo por medio de la nariz.

Para llegar a esta conclusión, 35 mujeres voluntarias ingirieron cada día un placebo salino o alcohol por vía intravenosa. Los resultados fueron que el cerebro de aquellas que habían recibido alcohol, reaccionó significativamente más a los aromas, aumentando la atracción por los alimentos.

Al estar en estado de ebriedad, difícilmente respetarás tu propósito de Año Nuevo. Por lo que lo mejor será rodearte de botanas saludables, lejos de poner una pizza a tu alcance si sabes que vas a tomar.

 


Noticias Relacionadas