Estos son algunos de los terrarios que ofrece “Detalles del taller”. /Óscar Sánchez
Estos son algunos de los terrarios que ofrece “Detalles del taller”. /Óscar Sánchez

Estilo de Vida, Tendencias por Javier Poveda,

La creatividad y originalidad son la clave para emprender un negocio y  Edgar Nicaragua es un ejemplo.

Este joven hace un año conformó su propia empresa, primero realizó un adorno con plantas, bien pequeño, y lo puso a disposición del público. Se vendió, probó con otro y también se lo compraron. Y ahí el bombillo se encendió.

Su experiencia como vendedor ayudó para iniciar su propio negocio, que hoy se llama “Detalles del taller”, que no ofrece no solo una planta, sino todo el conjunto decorativo.

“Ya tenía experiencia en cultivo y comercialización de plantas e identifiqué una oportunidad de mercado en aquellas personas que le gusta regalarlas, pero más presentable. Lo más común en Catarina era regalar una planta en bolsa, porque lo tradicional es enterrarla en el jardín, pero hay otras personas que prefieren tener una planta en la oficina, en la sala, en el baño, por lo que vi la necesidad de hacer algo más estético y presentable”, cuenta.

“Mi idea fue suplir esa necesidad y que los clientes no tuvieran que ser ellos quienes buscaran donde colocar la planta para que se vea bien”, relata Nicaragua, quien se propuso que el cliente pueda comprar la planta lista para adornar un espacio o darla como regalo.

Su empresa se llama Detalles del taller, explica que le añadió “taller” porque comenzaron trabajando productos de metal, madera y vidrio y fusionó el arte de crear formas con la belleza de las plantas, “y especialmente podemos fabricar al gusto del cliente”, afirma.

Nicaragua comenta que “todos nuestros arreglos tienen que llevar una planta. Nosotros hacemos los complementos decorativos, puede ser roca, metal, madera, vidrio”. La mayoría de las ofertas son plantas pequeñas para decorar oficinas, habitaciones, salas. En la mayoría se usan cactus.

Indica que han tenido buena aceptación, incluso “a veces nos quedamos desabastecidos”. Señala que ha sido fundamental la buena atención al cliente, pero también la capacitación de la mano de obra local para entregar un producto de calidad.

“Es mi sueño abrir un punto de venta en un centro comercial. Son los planes a futuro, pero por ahora solo estamos en Catarina”.


Noticias Relacionadas

Wilmer Arias López es joven emprendedor. Después de laborar por 12 años en Costa Rica decidió crear su propia empresa con el apoyo de su hermano. ...

por Kathy Juárez