Pamplona, en España, es uno de los principales escenarios de los eventos taurinos. / Getty ¿Cultura o crueldad? Las dos caras de la tauromaquia

Modificados genéticamente durante décadas para hacerlos más bravos, los toros de Lidia la pasan tranquilos en el campo, alimentados con la mejor comida, bebiendo el agua más pura y recibiendo mejores cuidados que los que podría tener jamás otro animal… Una calidad de vida envidiable, por la que después tendrán que pagar un alto precio:…

por Metro Internacional