El Comal, una trampa dorada

En enero, Joel Amador, acompañado únicamente de una lámpara se decidió por fin cruzar el hueco que durante años sirvió de puerta de entrada para centenares de mineros artesanales que trabajan en Bonanza. Cinco meses antes, el que fuera también su lugar habitual de trabajo se derrumbó, sepultando a siete personas, entre ellas su hermano…

Por