/ Cortesía
/ Cortesía

Opinión por Luz Lancheros / Nueva Mujer,

Ser mujer, todos los días, es un acto de fe. Uno en el que hay que enfrentarse a críticas por respirar, por ser gorda o flaca, por tener el pelo largo o corto, por vestir de falda o pantalón, por maquillarse o no, por hablar o no, incluso por caminar en la calle. O no. Y en Latinoamérica, donde el machismo es tan interiorizado, esta premisa va más allá de la revictimización: si bien a los hombres los han matado por guerras y por violencia a través de la Historia, no los han matado por ser hombres. A las mujeres sí y según las estadísticas de la Cepal, tan solo el año pasado, mataron a 2.554 mujeres en 16 países de América Latina y el Caribe.

Cada día se registran 12 feminicidios y ni hablar de temas tocantes a la violencia que se imparte contra las mujeres: desde el acoso sexual, pasando por  los embarazos no deseados y hasta las muertes por el aborto ilegal, la lucha por la igualdad es algo que aún no ha comenzado, a pesar de que, en apariencia, en lugares como las redes sociales ya se haya comenzado a cambiar un poco la visión sobre el género y el feminismo.

Pero esto también está en manos de los famosos. Muy pocas artistas en Latinoamérica se han puesto la camiseta sobre el feminismo y una de ellas es Mon Laferte, quien no solo desde su música, ha contribuido a que miles de mujeres luchen por sus derechos a ser iguales. Por eso no ha temido en enfrentar comentarios machistas desde el comienzo de su carrera y también los estereotipos cosificantes en los que las mujeres son sujetos pasivos de su sexualidad y su imagen. Como dice ella, se teme que una mujer tenga voz, los hombres – al peor estilo de la película de Marilyn Monroe- las prefieren calladitas, lindas y bailando.

Pero ella -a quien han criticado hasta por maquillarse, todo un clásico- va más allá. Desearía que muchos supieran que el feminismo no es el monstruo bajo de la cama que muchos creen. “ Siento que no hay información suficiente aún. Cuando hablas de feminismo, la gente siente que ser feminista está mal, que el feminismo es la otra cara del machismo. Eso cree la gente”, explicó la cantante a Metro, en su labor de editora invitada. “Hay que dejar claro que el feminismo no es como el machismo. El feminismo busca igualdad de condiciones. El machismo quiere una superioridad ante la mujer y así ha sido en la HIstoria de la Humanidad. Entonces hay que entender esto. Siento que en Latinoamérica la gente aún no está informada. Por eso se inventan todo este tipo de cosas, que la feminazi, etc. Falta mucha información. El feminismo no odia a los hombres, solo quiere igualdad” enfatiza.

/ EFE

Por los derechos fundamentales

La intérprete, como muchas de sus congéneres, tiene que sufrir agresiones a diario por simplemente atreverse a opinar, a luchar y a alzar la voz. “Feminazi”, mas otros miles de epítetos que les han dicho a las mujeres desde que han querido luchar por sus derechos, son algo que ella no desconoce. Pero no le importa. En su proceso ha encontrado plataformas para activismo y personas inspiradoras. “Francisca Valenzuela  es una artista chilena que me inspiran y en su organización invita a mujeres tras la música, a lo que es la industria. Quiero llevarlo a México para hacerlo más masivo”, expresa.

Y esto también quiere llevarlo a causas tan controvertidas y polémicas como el aborto legal “ Con una amiga de México estamos, junto a las ONGS hablando de aborto, que solo es legal en la capital, pero no en el resto del país. Hay muchas chicas que no pueden viajar y ya sabemos qué pasa cuando no se legaliza” explica. Y teme que, ante el auge del fascismo en Latinoamérica y en el resto del mundo, este derecho se vea opacado. “Estamos creando un movimiento para hacer ruido y para hacer que, con el nuevo gobierno, esto se tenga en cuenta”, expresa. Pero ella, como muchas de sus compañeras de lucha, sabe que hace falta un largo recorrido y muchas manos para ver un cambio a la hora de vernos y ver a las otras mujeres en Latinoamérica.

*La autora de Estilos en Metro para Latinoamérica.

Podés leer:


Noticias Relacionadas

El rosa no fue considerado como “el color de las niñas” hasta 1940. Probablemente esto sorprenda a cualquiera que haya entrado últimamente a la ...

por Eva Kis/ Metro World News