Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Opinión por Elaine Miranda,

Ahorrar es sumamente importante por tres grandes razones:

1. Te da seguridad financiera.
2. Te permite cumplir sueños y metas. Porque cada meta es, en sí misma, una meta financiera.
3. Es la base para invertir y multiplicar tu dinero.

Aun sabiendo esto, ahorrar es una tarea complicada, sobre todo, en países donde el dinero se nos va de la mano por una combinación de bajos salarios y alta inflación.

Errores al intentar ahorrar

Querer ahorrar lo que te sobre.

Seguro te ha pasado: te prometés y jurás a vos mismo que este pago sí vas a ahorrar. Tu estrategia es separar justamente el dinero que te sobre. ¿Ya sabés lo que pasa? ¡Pues no sobra nada!

Por más cliché que suene, el “pagate a vos primero” es 100% cierto y necesario para conseguir tu meta de ahorrar. Si continuamente estás esperando a que te sobre algo, esto no sucederá porque razones par gastar sobran.

No automatizarlo

Muy ligado al punto anterior, hacer uso de servicios como los ahorros programados de los bancos te ayuda a cumplir tus metas de ahorro más fácilmente, ¡sin sufrir!

Al hacer tu ahorro automático te asegurás de que se lleve a cabo el proceso del ahorro siempre, independientemente de tu fuerza de voluntad, tiempo disponible, o posibles gastos imprevistos que podrían parecer no poder esperar.

Esperar a “ganar más” para comenzar

Dejá de ningunear tu dinero. Punto. Idealmente, todos deberíamos comenzar a ahorrar en el instante que tenemos nuestro primer trabajo y, por ende, los primeros ingresos.
Así, a medida que tu situación personal y financiera va cambiando (te casás, tenés hijos, te ascienden en el trabajo), así mismo deben cambiar tus objetivos de ahorro para que estén en función de tus necesidades y deseos.

No tener metas claras

Ahorrar no es fácil. Y quien te diga que es sencillito y no cuesta nada, miente. Es lo mismo que sucede con comer sano y los hábitos saludables: cuestan, pero vale la pena.

La razón es que hoy, en este instante, gastar plata es más sabroso que ahorrar plata. Simplemente, lo disfruto más. Es la definición misma de la gratificación instantánea. Esto quiere decir que para hacer el ahorro posible debemos tener una meta… y una muy buena, muy clara y que valga la pena.

“Ahorrar por ahorrar” no es razón suficiente y no va a impedir que dejés de gastar. Así que ponele nombre y apellido a tus metas. ¿Para qué estás ahorrando? ¿Qué es eso que vale tanto la pena para dejar de gastar hoy?

Mantener tus ahorros revueltos… o bajo el colchón

Lo ideal es que tus ahorros estén en una cuenta especial, diseñada con este objetivo. Muchas persona cometen el error de ir dejando el dinero ahorrado en la misma cuenta en la que ganan y gastan. El problema de esto es que, por un lado, no sabés a ciencia cierta cuánto es ahorro y cuánto tenés disponible para gastar. Y, por otro lado, es mucho más tentador gastarlo si lo tenés a la mano.

En América Latina carecemos, en su mayoría, de una cultura de ahorro. Así que si aún no estás ahorrando, no estás solo. No te castigués por no estar donde te gustaría, ni te recriminés el tiempo perdido.

Mejor enfocá tus esfuerzos en comenzar desde el próximo pago. Y recordá: pagate primero, no esperés a lo que te sobre, hacelo en automático y dejalo en el banco.

Experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática.


Noticias Relacionadas